Menú Buscar
Una paciente de diálisis / CG

Los pacientes con diálisis en Cataluña esperan hasta seis horas su ambulancia

Usuarios y sindicatos denuncian un transporte sanitario "inhumano" que afecta a 4.000 personas en el territorio

16.04.2016 23:48 h.
5 min

Hasta seis horas. Los pacientes con enfermedades que requieren tratamiento de diálisis en Cataluña soportan demoras "inhumanas", según denuncian las asociaciones de enfermos y los sindicatos. La causa es el polémico concurso de ambulancias en Cataluña, que ha provocado una grave zozobra en el equilibrio de distribución de los enfermos. La patronal del sector admite "incidencias puntuales" y pide tiempo para adaptarse.

"El transporte es colectivo, por lo que se hacen rutas para recoger a pacientes. A menudo, un enfermo con un hospital cerca es el último en llegar, ya que se recogen pasajeros en municipios vecinos", señala una portavoz de Alcer Barcelona.

Reunión con el consejero Comín

La asociación de enfermos del riñón (ADER) se suma a la denuncia y anuncia que ha pedido una reunión con el consejero de Salud, Toni Comín, para tratar "varios temas, incluido éste".

Según Antonio Tombas, presidente de ADER, unas 4.000 personas sufren traslados mejorables en Cataluña. "Queríamos dejar pasar algún tiempo por si los nuevos concesionarios de ambulancias mejoraban el servicio. No ha sido el caso", se lamenta.

"Inhumano"

Los sindicatos son más duros. UGT sostiene que las empresas concesionarias del servicio de ambulancias han fusionado territorios y diseñado rutas para éstos. Los trayectos se trazarían con criterios económicos y no médicos o humanitarios.

Asimismo, lamenta que en muchos servicios "faltan dos técnicos sanitarios, y no sólo el conductor, que es lo único que ponen algunas empresas".

"¿Puede un paciente con diálisis estar tres horas dentro de un vehículo médico? ¿O seis horas esperando? Nosotros creemos que no, y ello tiene un culpable: la consejería de Salud, que no vela por la calidad del servicio", abunda un portavoz de la agrupación.

"Una minoría"

Preguntado sobre la cuestión, Dídac Ramírez, director de la patronal ACEA, admite incidencias. "Ha habido desajustes en las zonas en las que ha cambiado el concesionario: Girona, Tarragona, Ebro y Lleida. Pero son una minoría", se defiende.

Según el portavoz de la asociación de empresas de transporte sanitario, "las firmas trabajan para subsanar los pocos incidentes que ha habido".

"Problemas puntuales"

Los dos grandes ganadores del concurso de ambulancias de Cataluña también se defienden. "Prestamos 3.300 servicios al día. La inmensa mayoría discurren sin problemas. Y trabajamos para que así siga siendo", insiste un portavoz de Falck Ambulancias, que controla el servicio en el Vallés Occidental, Oriental y Baix Llobregat.

Por su parte, Ivemon Ambulancias Egara, que opera el servicio en otras tres regiones, hace hincapié en que "no hay quejas oficiales ni sanciones por el servicio".

Licitación en la picota

El desbarajuste en el transporte sanitario no urgente se suma a la lista de polémicas en torno al concurso público del transporte sanitario en Cataluña. La adjudicación, una de las mayores de la segunda legislatura de Artur Mas (CDC) como 'president' de la Generalitat, ha acabado impugnada ante el TSJC y denunciada ante la Fiscalía.

Como avanzó Crónica Global, algunos concesionarios no están cumpliendo con su propuesta de negocio. Además, la CUP ha entregado un escrito en la Fiscalía denunciando supuestas incompatibilidades de uno de los ganadores de al licitación, Transport Sanitari de Catalunya (TSC).

Al parecer, el fondo Investindustrial, que controla la firma, habría donado dinero al Hospital Sant Joan de Déu antes de la licitación, lo que el partido ve sospechoso.