Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, en una rueda de prensa anterior / CG

Los médicos alertan de la "desconfianza" de tratar con ozono a pacientes con Covid-19

El Consejo de Colegios y la Academia de Ciencias Médicas advierten de que este método contra la infección va contra la normativa, las recomendaciones terapéuticas y los protocolos

4 min

El Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña (CCMC) ha alertado hoy de la "desconfianza" que genera el tratamiento del Covid-19 con ozono. El ente colegial que preside Jaume Padrós ha advertido de que el uso de esta sustancia es contrario a los "protocolos vigentes", "recomendaciones terapéuticas" y la legislación vigente. 

En una nota conjunta con la Academia de Ciencias Médicas de la Salud de Cataluña y Baleares, el consejo ha subrayado que los médicos responsables de la atención al paciente de Barcelona que recibirá este tratamiento "desaconsejan esta medida". De hecho, la dirección médica del hospital en la que está el enfermo, la gerencia del centro y la consejería catalana de Salud también se han opuesto.

"Desconfianza"

En el comunicado, los facultativos hacen hincapié en que el uso de ozono en pacientes con Covid-19, la infección que causa el virus SARS-CoV-2 "genera desconfianza". Una incertidumbre que se hace extensiva a "otros pacientes en la misma situación o similar, a sus familiares y a los profesionales que les atienden".

Lo que es más, el uso del gas "introduce confusión y genera una falsa expectativa a pacientes en situación mucho más grave". Y lo hace respecto a un tratamiento "que no ha superado ninguno de los filtros establecidos y que ha sido específicamente desaconsejado por las autoridades sanitarias". 

"Información rigurosa"

En este contexto, Consejo de Colegios y academia recuerdan que las UCI de los hospitales "han permitido sobrevivir a la infección de Covid-19 a un número elevadísimo de pacientes". Son estas áreas las que tienen "experiencia acumulada y evidencia científica" para abordar los casos graves de la enfermedad. 

En paralelo a ello, piden las dos partes que se imponga la "confianza como valor fundamentales entre médico y paciente" para evaluar las opciones terapéuticas. Los equipos médicos de los centros aportarán una información "rigurosa y basada en hechos" para que los allegados decidan

"La autonomía del paciente tiene límites"

Recuerdan los firmantes que "la autonomía del paciente tiene límites"; que los médicos tienen el derecho a oponerse al tratamiento si éste puede resultar lesivo, máximo cuando no hay beneficio probado, como fija su código ético; que el uso de terapias compasivas está regulado, y el ozono rectal incumple este marco y que el gas por sí mismo difícilmente curará al enfermo, por cuanto los equipos médicos son multidisciplinares, lo que garantiza su eficacia. 

Las dos instituciones médicas firmantes piden "no utilizar el sufrimiento y desespero de pacientes y familiares" para promover artículos, terapias o equipos, al ser "éticamente y deontológicamente reprochable", y envían un mensaje a la judicatura, que ha autorizado el tratamiento con ozono a un paciente en Barcelona. "Debe sostenerse en los informes médicos preceptivos elaborados por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses", que es quien realiza al asistencia técnica a los magistrados en su disciplina profesional.