Menú Buscar
El oso Goiat durante un cambio del collar GPS / AGENTS RURALS

El oso Goiat se come un potro tras despertar de la hibernación

El ataque, registrado en el Valle de Arán, activa el protocolo para tratar de cambiar los hábitos del animal y alejarlo del ganado

2 min

El oso Goiat ha despertado de la hibernación y lo ha hecho con un apetito voraz. La madrugada del 14 de abril se registró el primer ataque al ganado en lo que va de año. El objetivo fue un potro en Arres, Valle de Arán (Lleida), que ha puesto sobre aviso a la Generalitat de Cataluña, el Consejo General de Arán y los gobiernos de Aragón y Navarra.

El ataque, del que ha informado el Consejo General de Arán, supone el fin del periodo de hibernación y la activación del protocolo para intervenciones de acondicionamiento aversivo con el animal. Es decir, para tratar de cambiar sus hábitos y mantenerlo lejos del ganado.

El potro atacado por Goiat / CONSEJO GENERAL DE ARÁN

El potro atacado por Goiat / CONSEJO GENERAL DE ARÁN

Pirotecnia y balas de fogueo

Entre las medidas que se estudian se incluye el uso de pirotecnia, balas de fogueo y de caucho. No obstante, si esto no tiene efecto, tendrá que ser analizado por el grupo de trabajo del protocolo para valorar la posibilidad de extraer a Goiat del medio.

El oso fue introducido en la zona en 2016 en el marco del programa Piroslife. No obstante, su conducta extremadamente agresiva ha generado protestas de los ganaderos de la zona. Antes de la hibernación se habían registrado una treintena de ataques entre España y Francia. Sus principales víctimas han sido ovejas, pero también potros y yeguas.