Menú Buscar
Oscar Camps, fundador de Pro-activa Serveis Aquàtics y de la oenegé Open Arms / CG

Oscar Camps se venga del socorrista que le ganó en los tribunales

El fundador de Open Arms y la empresa Pro-activa Serveis Aquàtics rechaza readmitir al trabajador que despidió por afiliarse a un sindicato

28.08.2019 00:00 h.
5 min

Oscar Camps se está vengando del socorrista que le dio un revolcón en los tribunales. El influyente fundador de Pro-activa Serveis Aquàtics, que cultiva una vertiente humanitaria con la oenegé de salvamento de migrantes y refugiados Open Arms, rechaza readmitir al trabajador que despidió por afiliarse al sindicato CGT. El empleado fue condenado al paro, primero, y a buscar trabajo en otra empresa, después.

Fuentes sindicales han confirmado que Pro-activa no ha recurrido la sentencia de la sala social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que declaraba nulo un despido, obligaba a contratar de nuevo al empleado y consignaba que la empresa "vulneró un derecho fundamental" del denunciante al echarlo a la calle por afiliarse a la CGT. "El fallo está en fase de ejecución, ya que no habrá recurso a una tercera instancia judicial", han señalado. Ello quiere decir que la compañía de socorrismo que fundó Camps debería volver a colocar en nómina al empleado. Pero se niega.

"Se fue al paro"

Las mismas voces han alertado de que el afectado, del que Pro-activa prescindió en 2016 tras haber desempeñado éste un papel en las negociaciones para subrogar la plantilla de Cruz Roja a la empresa de Camps en Barcelona, "se fue al paro tras el despido". El profesional presta ahora servicio para otra empresa, pero sigue bregando para que la firma lo recoloque en su puesto de trabajo. ¿Cómo? "El juez del TSJC está analizando cómo ejecutar la sentencia, pues la mercantil asegura que el trabajador no es responsabilidad suya", agregan. En efecto, Pro-activa, que no ha querido responder a los requerimientos informativos de este medio, se desvincula del trabajador. Asegura que el socorrista debe ser contratado por la unión temporal de empresas (UTE) Salvamar, que componen Eulen y Aunar Group 2009 SL.

proactiva oscar camps
Socorristas en Barcelona cuando Pro-activa tenía la concesión del servicio de playas / PSA

Preguntado por la cuestión, Eulen sí ha contestado a las peticiones de este medio, pero solo para indicar que no podría realizar comentarios. Las voces sindicales consultadas explican que Pro-activa cree que Salvamar, que ganó la licitación del socorrismo de Barcelona en 2017, es quien tiene que rescatar al denunciante, pues el centro de trabajo es una concesión. Hay otra arista: la inacción del Ayuntamiento de Barcelona. "El consistorio, como licitante, podría haber intervenido y obligado a readmitir al compañero. O forzar una mediación para resarcir los derechos de éste. Pero no lo ha hecho. El socorrista sigue batallando solo, sin apoyo de la administración y al albur de lo que decidan dos de los grandes del sector del socorrismo: Eulen y Pro-activa". En otras palabras: la tenencia de alcaldía de Medio Ambiente, que pilota Janet Sanz (Barcelona en Comú), no conoce el problema o se ha desentendido del mismo.

Una patronal fantasma

Precisamente, desde CGT afean a Pro-activa que con condiciones laborales tan leoninas promueva una "pseudopatronal" para impulsar las buenas prácticas del sector. Se refieren a SOS Socorrismo, una organización de la industria del salvamento en la que participan representantes de la empresa que fundó Camps. Son Carlos Parra y Nicolás Miguéiz. ¿Qué hay de malo en su labor de reforma? "Que es hipócrita. Porque por un lado hacen campañas públicas contra la precariedad de los socorristas en Cataluña y pidiendo una nueva normativa autonómica para aumentar la cobertura y dignificar el sector, pero por otro lado firman convenios de empresa [ver aquí] que están por debajo del Convenio Estatal de Piscinas e Instalaciones Acuáticas [ver aquí]", lamentan.

Cualquiera que fuere su denuncia, el sector siempre ha defendido que las cuitas de Pro-activa, la empresa que fundó Oscar Camps, nada tienen que ver con la labor que hace el activista proderechos de las personas refugiadas y migrantes. De hecho, Camps se ha desvinculado de la firma que fundó a dos niveles: operativo y mercantil. Se ha concentrado el filántropo en la labor humanitaria y la recogida de fondos para costear sus acciones de salvamento en el Mediterráneo.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información