Menú Buscar
Representación de las pesadillas / PIXABAY

Los investigadores descubren el origen de las pesadillas

Estas visiones son un estado alterado del sueño que se produce en la fase REM, de las que todavía se desconocen muchas cosas

Carlos Aguado
3 min

Los sueños han sido motivo de estudio desde hace muchos siglos, con un gran número de investigadores tratando de averiguar qué son y por qué se producen. Algunos han tratado de relacionados con sucesos paranormales, como conexión con otros lugares o incluso con recuerdos de una vida pasada. Sin embargo, dentro de ellos hay un tipo que es bastante llamativo: las pesadillas. Éstas suelen producir terror en las personas, siendo habitual despertar y sentirse alterado, sufrir pánico, agobio y hasta ira. 

Pero, ¿por qué hay pesadillas? Un estudio ha podido dar con la solución. Realizado con la cooperativa de miembros de la Universidad de Turku (Finlandia), la Universidad de Skövde (Suecia) y la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y llevado a cabo por el investigador Pilleriin Sikka, utilizaron a 17 sujetos de prueba que fueron despertados en las dos noches que duró el experimento para que describiesen sus sueños. El despertar se realizaba una vez alcanzada la fase REM, algo que monitorizaban con grabaciones de electroencefalograma.

En la corteza frontal

Aunque el estudio saldrá publicado en la revista JNeurosci, se ha revelado que se ha encontrado un patrón en la actividad cerebral que precede a la ira experimentada durante un sueño. De ser así, se podría relacionar la creación de pesadillas con alteraciones del sueño producidas por la ansiedad, la depresión o el insomnio. Muchos de los participantes en el estudio que señalaron estar enfadados presentaron una mayor actividad neuronal en la mitad derecha de la corteza frontal, lo que podría indicar que esta parte sería la responsable de las pesadillas.

De ser así, se podría seguir investigando qué provoca las pesadillas en las personas. Por el momento, estos señueso se cree que pueden producirse tanto por causas físicas como fisiológicas, siendo estas últimas las más comunes. Aunque suelen ser esporádicas, algunas personas padecen repetición de las mismas, siendo un trastorno del sueño que debe ser tratado por la vía médica.