Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una detención como la que se ha producido durante un robo en Girona / EUROPA PRESS

La jueza emite una orden internacional para localizar a los autores del crimen de Cabanelles

Los fugados podrían estar en Rumanía, el país de origen de ambos

3 min

El Juzgado número 7 de Figueres, que instruye el caso por el crimen de Cabanelles, ha emitido dos órdenes internacionales de detención para dar con los presuntos autores de la brutal paliza que acabó con la vida de un hombre el pasado mes de febrero. 

La jueza lo ha decidido después de dejar en libertad a los cinco detenidos el pasado lunes por su presunta vinculación con este asesinato. La declaración de uno de los arrestados, socio del fallecido, ha sido fundamental para esclarecer las circunstancias de lo sucedido. 

Disputa por drogas

Según adelanta El Punt Avui, la instructora ordenó la libertad sin cargos para las tres mujeres y los tres hombres tras tomar declaración al socio del taller en el que trabajaba la víctima. El hombre relató ante el tribunal que la noche del 27 de febrero, el día anterior al hallazgo del cuerpo, la víctima quedó con F. I. P. y K. M., ambos en paradero desconocido, para celebrar una barbacoa. 

Sin embargo, las cosas se torcieron durante el transcurso de la noche y terminaron manteniendo una acalorada discusión relacionada con un dinero procedente de la droga. Los investigadores creen que los dos principales sospechosos, que habrían huido del país, le propinaron una salvaje paliza hasta dejarlo inconsciente. Después lo remataron dándole un golpe con una pala en la cabeza y trasladaron su cuerpo en el maletero de un coche hasta el lugar en el que fue hallado. 

Los buscan en Rumanía

El cuerpo fue descubierto el 28 de febrero a mediodía por un ciclista que circulaba por el arcén de la carretera Gi-5237 que lleva al Santuario de la Mare de Déu del Mont. El cadáver presentaba cortes en el cuello, una fractura en el brazo y varias contusiones. Los investigadores tardaron varios días en conocer su identidad, ya que en el momento en el que fue hallado no llevaba documentación encima. Fue precisamente un mono negro de trabajo lo que llevó a los agentes hasta su socio en un taller mecánico de Vilafant. 

La resolución de este caso dependerá de la colaboración de las autoridades internacionales para detener a estos dos sujetos, de los que la policía sospecha que podrían haber huido a Rumanía, el país de origen de ambos.