Menú Buscar
Una pareja de ancianos caminando por la calle / EFE

Desarticulan una banda que fingía ser operarios de gas para robar a ancianos

Uno distraía a la víctima y simulaba hacer la revisión mientras la otra recorría el piso para robar objetos de valor

3 min

Los Mossos d'Esquadra han desarticulado un grupo de cuatro personas, tres hombres y una mujer entre 34 y 38 años, que se dedicaban a hacerse pasar por falsos técnicos en revisiones de gas para estafar y robar a ancianos, ha informado la policía catalana en un comunicado este domingo.

La detención del grupo se produjo el jueves 22 y están acusados de ser los presuntos autores de varios delitos de robo, estafa, delitos leves de hurto, falsificación de documento mercantil y un delito de pertenencia a grupo criminal.

Modus operandi

Este grupo actuaba siempre de la misma manera: la mujer hacía de operadora telefónica y llamaba para concertar una cita simulando que trabajaba para alguna empresa de subministro con el pretexto de hacer una revisión de mantenimiento periódica, y las víctimas eran personas de edad avanzada que vivían solas y, en algunas ocasiones, tenían enfermedades neurológicas como Alzheimer o Parkinson.

El día de la visita se desplazaban al domicilio de la víctima dos o tres miembros del grupo, de los cuales uno hacía funciones de conductor y esperaba en el coche esperando a que se consumara el delito, e iban vestidos con ropa de trabajo con logos y emblemas propios de las empresas de subministro para no despertar sospechas. A veces actuaban dos personas en el piso, de manera que uno distraía a la víctima y simulaba hacer la revisión mientras la otra recorría el piso para robar dinero u objetos de valor, y si la víctima dudaba de la autenticidad de la revisión o se resistía, la intimidaban para conseguir su objetivo.

Prisión para el líder del grupo

La investigación ha acreditado que el grupo había llevado a cabo 21 hechos delictivos, por los que han pasado a disposición judicial este domingo. El juez ha decretado libertad con cargos para todos ellos, excepto para el líder del grupo, que ha ingresado en prisión.

La operación de los Mossos contó con la entrada en domicilios de Barcelona y Badalona, en los que detuvieron al grupo y localizaron 240 euros en efectivo; joyas; teléfonos móviles; cámaras fotográficas procedentes de los delitos; tarjetas de prepago; documentación diversa con datos de las víctimas; un ordenador portátil; un arma de fuego, y ropa con logos de diversas empresas subministradoras del gas.