Menú Buscar
El juez instructor número 1 de Barcelona, Joaquín Aquirre, que instruye la Operación Macedonia

Aguirre levanta la imputación a su confidente

El juez de la Operación Macedonia decreta el sobreseimiento de la causa contra Tarek Domínguez, un narco que colaboró con él y que ha sido asesinado, según los Mossos d'Esquadra

3 min

El juez de Instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, ha decretado el sobreseimiento provisional de las actuaciones contra Tarek Domínguez, conocido traficante de drogas implicado en la llamada Operación Macedonia que se prestó a colaborar con el juzgado al inicio de la investigación.

A las puertas del juicio, Aguirre exonera de culpa a Domínguez “por no resultar suficientemente acreditada su intervención en los concretos hechos delictivos que se han investigado”. El juez firmó este auto de sobreseimiento el pasado 16 de enero.

Parte de la trama

Durante la instrucción de este caso se sucedieron las pruebas que relacionaban a Tarek Domínguez con el grupo de presuntos narcos que participaron en la operación de compra y venta de más de 50 kilos de lo que, supuestamente, era cocaína. Todos aquellos que le acompañaron se sentarán en el banquillo de los acusados. Todos menos él.

De hecho, Domínguez, hijo de la traductora marroquí que trabaja para los jueces y policías de Barcelona, desapareció en extrañas circunstancias el 12 de enero de 2014, después de haber colaborado con el juez, a quien aportó datos relevantes sobre la trama de narcotráfico investigada.

Aquel día, Domínguez “salió de su casa para comprar churros para el desayuno”, según relató su madre en la denuncia policial. Ni ella, ni su novia, ni nadie de su entorno ha vuelto a saber nada más de él.

Confidente asesinado

Desde un primer momento, el grupo de desparecidos de los Mossos d'Esquadra informó al juez instructor número 17 de Barcelona --al que recayó la denuncia-- de que aquella no había sido una “desaparición voluntaria”. Sobre esa tesis, los investigadores acumularon una serie de pruebas e indicios que situaban a Tarek Domínguez como víctima de un asesinato por un ajuste de cuentas relacionado con disputas entre clanes dedicados al narcotráfico.

Los Mossos identificaron a los presuntos autores de asesinato y, en alguno de sus informes, apuntaban como uno de los motivos de la vendetta el hecho que hubiera trascendido que Domínguez colaboró con el juzgado.

En el próximo juicio que se celebrará en la Audiencia de Barcelona relativo a la venta de los 50 supuestos kilos de coca que dieron lugar a la Operación Macedonia, el fiscal anticorrupción, Emilio Sánchez Ulled, ha pedido que conste en acta la documentación del Juzgado 17 sobre la última hora de las indagaciones por la desaparición de Tarek.