Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Operación 'Caribe': 31 detenidos en Barcelona y Tarragona por traficar con marihuana

La Guardia Civil desarticula el entramado criminal más importante de cultivo de esta droga en lo que va de año en Cataluña

3 min

Efectivos de la Guardia Civil han desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico internacional de marihuana. La operación, bautizada Caribe, se ha saldado con 31 detenidos en Barcelona y Tarragona, y la incautación de 12.600 plantas, así como otros 190 kilos de la droga ya procesada y 50.000 euros en efectivo. 

Se trata, ha informado la Benemérita, de su operación más importante contra un entramado dedicado al cultivo y tráfico de marihuana en Cataluña, en lo que va de 2020. Era una mujer de origen serbio la que controlaba la banda desde Valls. Allí contrataba a personas de su misma nacionalidad para controlar las plantaciones indoor. Los agentes han desmantelado un total de 12. 

Alquiler y ocupación de chalets

A los arrestados, de nacionalidades serbia, española, bosnia, británica y croata, se les imputan delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y defraudación de fluido eléctrico. La investigación arrancó en julio de 2019, después de que un incendio en una vivienda de Olivella destapase una instalación eléctrica ilegal que abastecía una plantación de marihuana. 

Dos agentes de la Guardia Civil en una de las plantaciones de marihuana desarticuladas / GUARDIA CIVIL
Dos agentes de la Guardia Civil en una de las plantaciones de marihuana desarticuladas / GUARDIA CIVIL

La líder de la organización y su pareja, un ciudadano inglés, alquilaban y ocupaban chalets situados en zonas residenciales y aisladas de ambas provincias. Allí acondicionaban complejas plantaciones de marihuana, provistas de diferentes salas de cultivo. Para ello contaban con la participación de trabajadores de nacionalidad española, expertos en el montaje de sistemas eléctricos y de refrigeración, para dotar a las infraestructuras de instalaciones automatizadas que optimizaban y aceleraban el crecimiento de la droga.

Rotaciones de personal

Las tareas de vigilancia de las plantaciones corrían a cargo de ciudadanos serbios a los que la líder de la banda contrataba, pagaba el viaje hasta España y un “sueldo” fijo por sus servicios. Periódicamente realizaba rotaciones del personal para no levantar sospechas. La organización distribuía la marihuana ya procesada y empaquetada al resto de Europa por vía terrestre.

Marihuana y dinero en efectivo intervenido en la operación 'Caribe' / GUARDIA CIVIL
Marihuana y dinero en efectivo intervenido en la operación 'Caribe' / GUARDIA CIVIL

Durente la operación, agentes del Instituto Armado realizaron una veintena de registros en viviendas de Olivella, Canyelles y Sant Pol del Mar --Barcelona-- y Valls, Pla de Manlleu, Torredembarra, Tortosa, Cabra del Camps y Segur --Tarragona--. Fue así como idetificaron a algunos de los detenidos de nacionalidad serbia, con órdenes de búsqueda y captura, emitidas por su país de origen y que portaban documentación falsa de Croacia y Eslovenia.