Menú Buscar
El barco de Open Arms en el puerto de Barcelona / EFE

Open Arms considera la autorización concedida una “amenaza con multas estratosféricas”

El director de la ONG ha reconocido que si es necesario salvarán vidas aunque tengan que pagar sanciones

17.04.2019 19:09 h.
3 min

Esta mañana el barco de Open Arms, que llevaba más de cien días bloqueado en el puerto de Barcelona, ha recibido el permiso para zarpar y llevar ayuda humanitaria a las islas griegas de Lesbos y Samos. A pesar de todo, no podrá participar en tareas de rescate, ya que si lo hace, deberá pagar una sanción administrativa.

El director y fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Òscar Camps, ha tachado esta decisión de “incongruente y técnicamente incomprensible”. "Más que una autorización, es una amenaza con multas estratosféricas de 300.000 a 900.000 euros en caso de desobedecer las indicaciones", ha explicado.

Rescatarán vidas si es necesario

Camps ha resaltado que "si, por desgracia, somos testigos de una situación donde haya personas en peligro, evidentemente que protegeremos vidas y lo que imperará es el sentido común y el derecho internacional por encima de cualquier argumento administrativo por muy caro que sea".

La autorización concedida al buque exige a la ONG dar parte de todos sus movimientos. “Un sinfín de explicaciones como decir dónde vamos, cómo vamos, a qué velocidad, por qué ruta o si pararemos en el camino", lo que es "inusual y nada operativo", ha lamentado.

Crítica al poder

Según el director de la ONG, esta autorización tiene una clara “intención política”, ya que cree que para los partidos políticos, el hecho de mantener el barco parado en el Puerto de Barcelona “resta votos”. De hecho, hace solo unos días Open Arms ha lanzado una campaña llamada "Vidas o muertes", en la que impulsa a los ciudadanos a preguntarles a los dirigentes políticos su opinión sobre los rescates en el Mediterráneo.

Además, ha añadido que siguen pensado que una “parte de la responsabilidad por haber bloqueado el barco de salvamento” corresponde al Gobierno y después de las elecciones del día 28 “negociarán con quien toque”.