Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Migrantes concentrados en Vía Laietana contra el 'racismo institucional' del Ayuntamiento de Barcelona / EP

SOS Racismo alerta de que las llamadas "patrullas ciudadanas" nacen del "racismo institucional"

La entidad asegura que cuando una persona racializada comete un delito, estos grupos tienden a señalar de manera indiscriminada a toda una comunidad

3 min

La ONG SOS Racismo ha emitido un comunicado en el que alerta de que las llamadas "patrullas ciudadanas" no son más que el producto del "racismo institucional" y del "sistema opresor contra la infancia migrante". Estos grupos de personas se organizan al margen de la ley, según dicen, para combatir acciones delictivas.

Pero la ONG ve racismo en sus actuaciones, ya que los extranjeros diana de estas "patrullas ciudadanas" --acusados de ser delincuentes-- son "jóvenes abocados a ocupar una vivienda como consecuencia del sistema de desprotección y exclusión administrativa". "Cuando un acto delictivo lo comete una persona blanca, señalamos a esta persona de forma individual. Pero si el acto es perpetrado por una persona racializada, señalamos de manera indiscriminada a toda la comunidad".

Los argumentos de SOR Racismo

SOS Racismo identifica tres "factores estructurales" de los que nacen estos grupos organizados: la "lógica penal" --en vez que de "protección"-- de las administraciones respecto a "los menores infractores"; "el discurso de odio mediático" de los medios de comunicación; y "la presión y persecución policial que cuestiona su simple presencia en el espacio público solo por su apariencia".

Con relación a los últimos episodios sucedidos en poblaciones como Premià de Mar, Mataró o Llançà, SOS Racismo señala cuatro elementos comunes. El primer de ellos afirma que estas "patrullas ciudadanas" se organizan por Whatsapp o Telegram y en ellos se infiltran personas cercanas a la extrema derecha.

"No deberían tener cabida"

En segundo lugar, SOS Racismo afirma que las "patrullas ciudadanas" apuestan por el "escarnio público" como método de protesta y, algunos de ellos, directamente cometen acciones violentas. El tercer elemento común es que no existe "ningún indicio" para acusar a estas personas, a las cuales no se le respeta la presunción de inocencia.

Y, finalmente, suele existir "un sentimiento generalizado de desatención policial" no atendido por las autoridades que deriva en estas actitudes. Así, SOS Racismo resuelve que "las patrullas de vigilancia no son nuevas, tampoco el acoso contra los grupos más vulnerabilizados, pero no deberían tener cabida en una sociedad supuestamente democrática y de derecho".

Destacadas en Vida