Menú Buscar
El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante la rueda de prensa diaria sobre el coronavirus Covid-19 / EUROPA PRESS

La OMS contempla la cloroquina como un posible tratamiento contra el coronavirus

Un medicamento que generalmente se usa para tratar la malaria es una de las opciones que se estudian dentro de un gran ensayo clínico global

2 min

La cloroquina, un medicamento que generalmente se usa para tratar la malaria, es una de las opciones que se contemplan dentro de un gran ensayo clínico global para encontrar un posible tratamiento contra el coronavirus. Así lo ha informado la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de un comunicado.

La científica principal de la OMS, Soumya Swaminatha, ha declarado que hay algunos indicios de la utilidad de este medicamento. "Sin embargo, todavía no hay estudios claros y rigurosos que se hayan realizado para probar o refutar su eficacia".

Todavía no hay tratamiento

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó la semana pasada que ya se han realizado algunas pruebas con el medicamento y que están dando "resultados iniciales muy alentadores". En contraposición, la propia Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), agencia dependiente del Gobierno de Washington, advirtió de que se necesitaban más estudios antes de sacar verdaderas conclusiones.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha recordado que actualmente no hay tratamiento alguno para hacer frente de manera efectiva y segura a la enfermedad del coronavirus, pero que la cloroquina entra dentro de los planes de la organización.

Los peligros de la cloroquina

Asimismo, la propia OMS ha alertado de los posibles riesgos que implica comenzar a ingerir este medicamento para tratar el coronavirus al no haber datos fehacientes de que se trate del fármaco adecuado.

Así lo ha hecho saber la doctora Swaminatha, quien ha recordado el suceso que se produjo el fin de semana en Nigeria, donde tres personas tuvieron que ser ingresadas tras haber ingerido una sobredosis de cloroquina, cuyos síntomas van desde las convulsiones hasta los vómitos.