¿Cómo desconectar del trabajo cuando estás de vacaciones?

Los mejores consejos y trucos a seguir para que las obligaciones laborales no te persigan cuando estás en la playa, o en la montaña

7 min
Una chica consulta su móvil en la playa durante sus vacaciones
01.08.2017 23:00 h.

Conseguir la desconexión completa del trabajo cuando se empiezan las vacaciones puede resultar extremadamente difícil. Los mails o mensajes continuos relacionados con la vida laboral pueden estropear los días de descanso y desconexión.

Para nueve de cada diez españoles es imposible olvidar las obligaciones laborales durante las vacaciones, tal y como indica un estudio realizado por BQ, una empresa de electrónica de consumo.

El dato es inquietante. Sólo el 7% de los españoles apaga su teléfono en sus días libres. Los expertos señalan que mantenerse conectado al trabajo mientras se disfruta de las vacaciones puede ser contraproducente para la empresa y para el empleado.

Si el trabajador no rebaja el nivel de estrés durante sus vacaciones, pierde la creatividad y su capacidad productiva y acaba, como se conoce popularmente, quemado.

El móvil, el principal culpable

El principal culpable de que la mayoría de trabajadores no consiga desconectar en sus días libres es el móvil. Estos dispositivos se han convertido en uno de los actores principales, sino el que más, de nuestras vidas.

La mezcla laboral y social que se desarrolla en esos dispositivos es tal que al irse de vacaciones, los amigos contactan al usuario a través del mismo móvil que utilizan compañeros y clientes relacionados con la empresa.

El hábito de la conexión 

Este hecho dificulta que la desconexión pueda ser total si el usuario usa el móvil en los días libres. Al utilizar el teléfono para el uso personal, se corre el riesgo de que los trabajadores comprueben o accedan a sus mails laborales o contesten mensajes sobre algunas urgencias o situaciones que se han dado en la oficina durante su ausencia.

Escapar de los hábitos que se realizan durante todo el año es difícil, pero los expertos señalan que la mejor opción es apagar el móvil.

Además, para aquellas personas que sufren de tecnoestrés, es decir, que comprueban su teléfono constantemente, las vacaciones pueden ser un buen momento para reducir ese consumo digital. La mente necesita desconectar de todos los inputs en los que vive a diario para volver con las pilas cargadas en septiembre.

Una chica mira el móvil mientras descansa en la piscina

Consejos a seguir

Los psicólogos expertos en la influencia del trabajo en la vida personal destacan que la medida más efectiva es dejar el móvil en casa cuando se van a realizar actividades como ir a la playa, a la piscina, excursiones, cenas o comidas. De esta forma, se evita tener la tentación de consultarlo o de permanecer enganchados a las redes sociales.

Los psicólogos aseguran que la adicción digital puede jugar malas pasadas, pero una vez pasados los dos primeros días sin el teléfono accesible las 24 horas, los usuarios se encuentran más cómodos para interactuar y relacionarse con amigos y familiares y se produce una sensación de liberación.

Pese a que esta es la mejor opción, dejar el móvil en casa es una utopía para muchos. En caso de suceder un imprevisto o una emergencia el móvil sería fundamental para resolver el problema.

Otro consejo es ponerlo en silencio, por lo que los usuarios no escucharán constantemente el sonido del teléfono. Otra modalidad, algo más particular, pero también efectiva, es la personalización de los tonos de llamada.  Los dispositivos actuales permiten personalizar los tonos de llamadas según el contacto y puede resultar una buena fórmula para saber distinguir que tono de llamada es el que se debe atender.

Para los que no pueden desconectar

Para aquellos que saben y reconocen que no van a poder desconectar, debido a su cargo o simplemente al amor por su trabajo, existen otros métodos para evitar el chequeo constante.

Establecer un límite horario, en el que se marquen pausas de uso es una fórmula sencilla. Elegir algún momento del día para comprobar el teléfono y contestar los mensajes correspondientes, es una opción.

Con la misma operativa, se pueden establecer días alternos. Cada dos o tres días el usuario puede mirar su teléfono y su correo electrónico por si sucede algún imprevisto.

La previsión es fundamental

Pese a todas las recomendaciones y trucos posibles, la previsión es el mejor aliado para disfrutar de las vacaciones. Dejar todo a atado y delegar las funciones a otro compañero de confianza es la base para empezar unas vacaciones tranquilos. Hay que pensar en alguien que te sustituya, no que te haga saber lo que pasa en la oficina todo el tiempo.

Programar el mail con un mensaje automático que alerte de nuestra ausencia por vacaciones y que adjunte el correo de la persona al cargo de tus funciones durante esos días, puede evitar llamadas al teléfono personal.

También es recomendable dejar archivos o documentos importantes en la nube, a los que se pueda acceder desde cualquier parte del mundo, en caso de que se tuviera que intervenir por una urgencia mayor.

En definitiva, las claves para desconectar durante las vacaciones, son la previsión, la delegación en una persona de confianza y, sobre todo, ganas de desconectar y olvidarse del móvil. 

¿Quiere hacer un comentario?