Menú Buscar
Aceitunas en un olivo / UNSPLASH

Oleoturismo: una nueva manera de degustar Cataluña

El mundo del aceite de oliva se ha convertido en una alternativa al turismo convencional

Juan Antonio Marín
3 min

El aceite de oliva constituye un elemento fundamental en el mundo de la cocina, sobre todo de la española. Es uno de los productos incondicionales dentro de la dieta mediterránea y sus beneficios van mucho más allá de la gastronomía.

Gracias a sus diversas propiedades, el aceite puede ser utilizado para un sinfín de actividades que gran parte de la población desconoce. El oleoturismo se sumerge en ese gran mundo que envuelve al líquido extraído de la aceituna, mezclando diversos ámbitos como la cultura, la gastronomía y la naturaleza.

Cataluña, a la par de Jaén

Jaén es una de las provincias que más está desarrollando está modalidad de turismo interior, debido a la gran riqueza de olivares que caracteriza a la zona. Sin embargo, Cataluña cuenta con una considerable producción de aceituna, ya que posee cinco denominaciones de origen, bien diferenciadas por las variaciones del clima en las diversas zonas de producción.

El oleoturismo catalán ha propiciado que algunos de los productores ofrezcan la posibilidad de degustar, o vivir en primera persona, el proceso de creación del aceite de oliva, ente muchas otras actividades.

Presenciar olivos milenarios

Hay zonas dentro de Cataluña, donde se está recuperando el cultivo del olivar. La comunidad posee algunas variedades autóctonas como como el Argudell de L'Empordà o la Morruda del Baix Ebre.

Entre las cinco denominaciones de origen destaca la Terra Alta, situada en la comarca de mismo nombre, perteneciente a la provincia de Girona. Allí se encuentra Lo Parot, el olivo milenario más antiguo de Cataluña, declarado árbol monumental en el año 1990. Esta Denominación de Origen utiliza medios de producción exclusivamente físicos. Además, en la región se realizan diversas ferias destinadas a la distribución y promoción del aceite de la comarca.

'Oleo-hotel'

La Boella, es otro de los principales atractivos dentro del oleoturismo catalán. Este hotel ubicado en La Canoja (a las afueras de Tarragona) cuenta con un molino donde se elabora un aceite de oliva caracterizado por el escaso uso de productos químicos. Esta pureza en la producción le ha llevado a ser galardonado, durante cinco años, con el premio ‘ACCESSIT’ al mejor Aceite Virgen Extra de España en la categoría frutados-maduros.

Destacadas en Vida