Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cielos despejados con alguna nube puntual sobre la población de Viladecans, en el Baix Llobregat / CM

La ola de frío escandinavo entra por el norte de Cataluña, pero siguen las temperaturas primaverales

El sol y las buenas temperaturas serán generalizados durante toda la jornada de este miércoles

2 min

Cataluña amanece este 17 de marzo con cielos soleados y buenas temperaturas. No obstante, en las comarcas del norte del territorio se comienzan a ver los primeros coletazos de la masa de frío polar procedente de Escandinavia y el centro de Europa. El Vall d’Aran, la Alta Ribagorça, el Pallars Sobirà, la Cerdanya, el Ripollès y el Alt Empordà están en alerta por fuertes vientos que podrán superar los 25 metros por segundo. Esto ha hecho activar el aviso por oleaje en la costa del Baix Empordà y el Alt Empordà.

Las temperaturas seguirán al alza durante todo el día en toda Cataluña. El auge primaveral se mantendrá hasta mañana, cuando se prevé un descenso del calor. Los valores oscilarán entre los 0º y 12º en los Pirineos, entre los 4º y 19º en el interior de Lleida, y entre los 6º y 20º en la costa. Podrán superarse los 22º en algunos puntos de la provincia de Tarragona.

Predicción general para los próximos días ante la llegada de la ola de frío polar / METEOCAT
Predicción general para los próximos días ante la llegada de la ola de frío polar / METEOCAT

Buena visibilidad y poca lluvia

Las precipitaciones serán leves e intermitentes, siendo algo más intensas en el norte de los Pirineos hasta mediodía. Durante la tarde podrán darse lloviznas puntuales en algunos puntos del litoral y el prelitoral gerundense. La cota de nieve rondará los 1.400 metros durante la mañana, bajando hasta los 800 metros durante el día. Las nevadas podrían ser algo mayores en el Vall d’Aran.

La visibilidad será buena, en general, en toda Cataluña. No obstante, se producirán los habituales bancos de niebla matutinos en las comarcas del Segrià, el Pla d’Urgell y el Bages. La visión empeorará al mediodía en el norte de los Pirineos, propiciado por las nubes medias y los fuertes vientos que se esperan durante todo el día.