Menú Buscar

Los okupas de Gràcia declaran la guerra a las inmobiliarias

Se hacen con otro edificio situado en la Travessera de Gràcia, a unos metros del 'Banc Expropiat' y la 'Sucursal del Banc Expropiat'

13.09.2017 09:36 h.
3 min
Ca La Trava, el nuevo edificio okupado en el barrio de Gràcia / CG

El movimiento antisistema del barrio barcelonés de Gràcia ha okupado otro edificio en la Travessera de Gràcia, la que se está consolidando como la vía de los okupas por excelencia. A solo unos metros se encuentra el conocido como Banc Expropiat --cuyo desalojo en mayo de 2016 provocó varias noches seguidas de disturbios-- y la Sucursal del Banc Expropiat --local al que entraron tras el citado desalojo--.

Los okupas han entrado ahora al número 154 de la calle y han bautizado el edificio como Ca La Trava. “Espacio libertario”, reza sobre la persiana de una de las puertas principales, en la que han dibujado una A de anarquistas. Junto a ella, un cartel en el que se dan a conocer.

Contra la gentrificación

“Somos un grupo de jóvenes estudiantes y trabajadoras que hemos okupado este bloque para acceder a una vivienda digna. La Llave de Oro quiere derribarlo para construir pisos de lujo que encarecerán más el barrio. Pero nosotros no pensamos permitirlo. Seguiremos llenando de vida los espacios vacíos y haciendo un llamamiento para luchar por lo que es nuestro y hacer frente a la mercantilización de la vida. ¡Basta de gentrificación!”

El objetivo de los antisistema es claro: declaran la guerra a las inmobiliarias. Y, para ello, han colgado carteles de alquiler o venta de pisos en la fachada de su nuevo CSOA (Centro Social Okupado Autogestionado) y han hecho público un mensaje contundente: “Nuestro decorado es una declaración de guerra, hemos arrancado vuestros anuncios y nos los hemos colgado como trofeos. ¡Preparaos!”.

Ataques al hotel

El grupo que ha entrado en Ca La Trava okupó anteriormente el edificio de la plaza del Sol, donde fueron desalojados para la apertura de un hotel, precisamente uno de los que ha recibido más ataques desde que abrió sus puertas como represalia.

La oposición al equipo de gobierno de Ada Colau ha querido darle un toque de atención a la alcaldesa para que actúe y ponga freno a las okupaciones. Según Carina Mejías, líder del grupo Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, “no se trata de una ocupación por parte de familias vulnerables ni de personas sin alternativa que buscan una vivienda”, sino de una actividad ilegal.

“Han convertido la fachada en un escaparate de consignas y lemas antisistema que promueven la okupación de otros edificios y no se puede usar el espacio público para promover una actividad ilegal”, sostiene. Lamenta que este colectivo haya utilizado las fiestas de Gràcia que, en su opinión, deberían ser integradoras y representar a los grupos que no fomenten el enfrentamiento social.

¿Quiere hacer un comentario?