Menú Buscar
Imagen del bloque de pisos de Badalona que ardió por sobrecarga eléctrica en un piso okupado / EFE

"Hay un okupa que pincha la luz en mi escalera": ¿qué hago?

Las comunidades de vecinos están "desprotegidas" ante tragedias como el incendio mortal de Badalona, que cada vez son más frecuentes en viviendas arrebatadas a sus propietarios

12.01.2019 00:00 h.
8 min

"Las manos atadas". Así describen los administradores de fincas las situaciones en las que una comunidad de vecinos se enfrenta a un piso okupado con la luz u otros suministros pinchados, como el que acabó en un fatal incendio que segó tres vidas en Badalona (Barcelona) el pasado fin de semana.

Las palabras las pronuncia Enrique Vendrell, vicepresidente del Colegio de Administradores de Fincas de Barcelona-Lleida y presidente del Consejo de Colegios de Cataluña. "Se trata de un fenómeno muy grave que afecta tanto a las comunidades de propietarios como a las de vecinos, y va in crescendo", explica a este medio. Vendrell ha lidiado con situaciones similares a la que generó el fuego mortal de Badalona, en las que una mafia --en el 80% de los casos, asegura-- toma por la fuerza una vivienda o piso. "Genera un problema de seguridad y económico, porque defraudan luz o agua, pero tampoco pagan la escalera y utilizan los espacios comunes, como el rellano, portería, ascensor o terrazas", agrega. Sostiene que "faltan herramientas legales" para luchar contra el fenómeno.

"Cortan la luz y en media hora se conectan"

Vendrell basa su opinión en distintos argumentos. El primero es que las comunidades no pueden denunciar una okupación. "Si toman un piso, tiene que ser el propietario o quien tenga el título de usufructo el que interponga una acción penal por usurpación. La escalera puede solo denunciar un puenteado ilegal de un suministro", explica. Incluso en este supuesto, los vecinos no remedian el problema. "A la media hora los okupas vuelven a conectarse a la red eléctrica o a la de suministro de agua. No sirve de mucho, salvo para recuperar el coste de la luz defraudada si los ocupantes toman la luz de la escalera. Pero en la mayoría de casos, ese no es el escenario".

Imagen de las tareas de extinción del incendio en un piso okupado en el barrio de Sant Roc de Badalona / EFE

Imagen de las tareas de extinción del incendio en un piso okupado en el barrio de Sant Roc de Badalona / EFE

Hay otra opción. Se trata de interponer una acción civil por la vía ordinaria. La llamada acción de cesación por molestias y daños en la escalera. "Los contras es que es un proceso lento, de un año más las apelaciones, si las hay, que pueden demorarse otros 12 meses", lamenta el gestor. Y ello no ataca el problema raíz que es, según Vendrell, el "ataque a la propiedad privada por un delito de usurpación".

"Los gobiernos tienen que hacer vivienda"

Según el jefe del gremio de administradores de fincas catalanes, las comunidades "están desprotegidas" cuando se produce una okupación en el bloque. "La última reforma normativa, la ley 5/2018 que permite desalojos exprés, es una buena herramienta. De hecho, los administradores participamos en su redacción. Pero tiene lagunas: las entidades jurídicas, como las comunidades, no pueden denunciar e iniciar el proceso de expulsión. Ello nos deja con las manos atadas, salvo por la posibilidad de recorrer las sendas de la queja a la policía, la denuncia en los medios o la reclamación por robo de la luz".

De hecho, este agujero legal es tan grande que, según Vendrell, está provocando un efecto-llamada de okupaciones, sobre todo en Barcelona y su conurbación. "El caso de Badalona fue dramático, pero es que hay una infinidad más. Y si la propiedad del piso no es un particular, sino que es de una administración o un banco, la situación es peor aún, pues el desalojo se demora más", aclara. ¿Qué ocurre con el derecho a la vivienda? "Está contemplado en la Constitución española y nosotros somos partidarios. Pero su articulación no puede ser a costa de un daño a terceros o del menoscabo a la propiedad privada, que también figura en la Carta Magna". En otras palabras, "los particulares no pueden suplir la existencia de un parque público de vivienda robusto que cubra las necesidades de la ciudadanía".

"Se va la luz cinco veces al día"

Una de las que comparte la opinión del presidente del Consejo colegial de Administradores catalanes es I.. Vive en un piso de promoción pública en las cercanías de Barcelona. Desde el anonimato, "por pánico", relata como unos okupas "se instalaron hace un año y medio en la comunidad y siguen allí". Explica que al ser las viviendas de la Administración, "está siendo más difícil echarlos". ¿Y si son personas en situación de necesidad? "No es el caso. Cultivan marihuana y provocan todo tipo de destrozos: ascensor, timbres, cerraduras de la puerta o buzones", relata. El hecho de que los cuatro bloques sean obra pública no ayuda al proceso judicial. "Llevamos meses de reuniones con los gobiernos, sin éxito", lamenta.

Vecinos del bloque de Badalona en el que hubo un incendio en un piso okupado, en pleno desalojo / EFE

Vecinos del bloque de Badalona en el que hubo un incendio en un piso okupado, en pleno desalojo / EFE

Como en el caso del incendio de Badalona, la mayoría de los okupas de la comunidad de I. tienen la luz puenteada. ¿No hace nada la compañía eléctrica? "Al principio, en verano de 2017, vinieron algunas veces. Desconectaban los pinchazos, pero al rato volvían los inquilinos y la volvían a colocar. O subcontrataban a alguien. Así entraron en el piso: contrataron a un yonqui para patear la puerta y poder entrar sin ser detenidos", explica. Hay más. Los nuevos vecinos cometen fraude eléctrico de forma "muy profesional, conectados al cuadro que distribuye la luz por toda la finca". Ello dificulta la intervención de las eléctricas para desconectarlos. Pero genera un problema añadido. "Al estar conectados gratis y no de forma regular, se cae la luz. Hay días que nos quedamos sin electricidad cinco veces. Es un drama ante el que nadie nos da solución", remacha.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información