Menú Buscar
Dolors Bassa, consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Famila, ha arrebatado una residencia a OHL / CG

OHL ve injusto perder una residencia en Barcelona

La compañía carga contra la falta de previsión de la Generalitat en las necesidades reales de los centros geriátricos que concesionó

06.07.2017 21:18 h.
3 min

OHL carga contra el departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, liderado por Dolors Bassa, por su decisión de suspender de forma cautelar la gestión del residencia el Molí en Barcelona a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Ingesan y Asproseat, en la que participa. Indica que la medida es “injusta y desproporcionada” si se atiende a los hechos que han derivado en la apertura de un expediente: un brote de sarna que afectó a varios usuarios.

Relata en un comunicado que tras detectar la afectación, activó el “protocolo en tiempo y forma y puso en marcha las medidas preventivas en todo el centro”. Entre ellas, notificar en menos de 24 horas el diagnóstico de Mutuam tanto a la conselleria responsable del geriátrico como a la Agencia de Salud Pública.

Causa jurídica

Recuerda que siguió los pasos marcados por la administración ante este tipo de problemas. Por ello, considera que “no existe causa jurídica que ampare dicha decisión de suspender la manera cautelar la actividad de la UTE gestora”.

Indica que existen otros expedientes parecidos en otras residencias geriátricas “sin que en ningún caso se haya procedido a suspender cautelarmente la actividad”.

El grupo tiene preparadas las alegaciones pertinentes para defender sus intereses y recuerda que, legalmente, aún es la titular del contrato del centro Molí-Via Favencia “en tanto en cuanto no se resuelva el expediente sancionador”.

Falta de planificación de la Generalitat

La cotizada considera que es la víctima de un “pliego mal elaborado, con unos requerimientos que no se ajustaban a las necesidades reales de los centros”. Básicamente, los requisitos laborales.

Unas condiciones que se fijaron a la baja y que después se tuvieron que ajustar porque las necesidades de atención real superaban las previsiones de la concesión.

“La decisión del departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de incorporar de forma inmediata a tres gerocultores por centro reconoce de facto el desajuste que desde el inicio de la gestión de las cinco residencias la UTE había venido manifestando de manera reiterada”.

Traspaso ordenado

Unas quejas que asegura que ya estaban en manos del departamento y que provocaron la inversión “a fondo perdido” por parte de los concesionarios de 150.000 euros. Se destinaron a cubrir “cerca de un 30% adicional las necesidades reales de personal de las residencias”.

OHL señala que el próximo martes entrará la nueva entidad que se hará cargo de la gestión y que le ofrecerá el “máximo grado de colaboración y transparencia en el traspaso”. Pero luchará para recuperar el contrato.