Menú Buscar
El obispo de San Sebastián, Juan Ignacio Munilla, en una imagen de archivo / EFE

El obispo de San Sebastián cree que hay un demonio en el feminismo

José Ignacio Munilla divide en dos al movimiento por la igualdad de las mujeres y tilda de radical al que pretende equiparar “en todos los aspectos” a ambos sexos

06.03.2018 08:52 h.
3 min

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha arremetido contra el feminismo "radical o de género". Para el prelado "el demonio ha metido un gol desde sus propias filas" a la causa feminista.

Munilla ha reflexionado, en el programa Sexto Continente, de Radio María, sobre la huelga del próximo jueves, y lo ha hecho diferenciando dos supuestos tipos de feminismo. Por un lado el "femenino", que busca la igualdad jurídica y legal entre hombres y mujeres, y por otro el "radical o de género", que pretende equiparar en todos los aspectos a ambos sexos.

Contra el aborto y la libre sexualidad

En su opinión, el "feminismo radical o de género" tiene como "víctima a la propia mujer y a la verdadera causa femenina". "Es curioso cómo el demonio puede meter un gol desde las propias filas. El feminismo, al haber asumido la ideología de género, se ha hecho una especie de 'hara kiri'", ha afirmado.

El obispo ha criticado que el feminismo radical defienda las causas del "aborto libre y gratuito", así como "el lesbianismo y el bisexualismo" y le ha reprochado también que apoye la anticoncepción.

“Genocidio femenino”

Ha dicho que el aborto se ha convertido en un "genocidio femenino" porque en países como en China se utiliza para que no nazcan mujeres, al tiempo que ha criticado el "cortoplacismo" de los partidos políticos por no abordar auténticas políticas de natalidad. "Para reactivar la natalidad, hay que dignificar la maternidad", ha dicho el obispo.

Munilla ha admitido que "existe un problema de fondo, el abuso hacia la mujer existe, existe un abuso que nace desde una concepción machista, en la que ese abuso de la fuerza y del poder por parte del hombre o de ciertos hombres, se convierte en un pecado contra la mujer".

Monogamia y divorcio

Ese machismo se deriva, según el obispo donostiarra, de vivir "a nivel no racional" sino hacerlo a "nivel animal". "Ahí se generan relaciones machistas, basadas en la ley del más fuerte", ha reflexionado.

En su opinión, el cristianismo "ha prestado un gran servicio a la dignidad de la mujer", por ejemplo "al defender la monogamia" y al rechazar el divorcio. "El hecho de que alguien pueda tener cinco mujeres reduce a la mujer a una condición casi de objeto", ha argumentado.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información