Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La cantante Núria Feliu, fallecida en Barcelona a los 80 años de edad / EFE

Muere Núria Feliu a los 80 años

La cantante catalana, la voz del barrio de Sants que fue galardonada con la Cruz de Sant Jordi, ha fallecido en Barcelona

3 min

Núria Feliu ha fallecido este viernes a los 80 años de edad. La cantante y actriz catalana ha traspasado en Barcelona por causas naturales, la del barrio de Sants y deja tras de si una dilatada trayectoria con más de 50 discos grabados en la que ha abordado todo tipo de géneros. Desde el jazz, los cuplés, los boleros, las sardanas, canciones de películas o adaptaciones de poetas, todos ellos en catalán. Además, salió al escenario de El Molino.

Representante de la llamada Nova Cançó, los Setze Jutges le animaron a lanzar discos y no limitarse solo a las actuaciones en directo, a lo largo de sus 40 años de carrera fue una de las colaboradoras más cercanas al pianista Tete Montoliu. Registró muchos discos con él y ambos dieron un concierto en Nueva York en 1966 recordada.

Retirada desde 2005

Estaba retirada de los escenarios desde enero de 2005 debido a su delicado estado de salud, que empeoró durante la pandemia. Sufría una herpes y un neumonía que le obligó a quedarse durante un año en casa. Además, hace un año sufrió un ictus del que aún se recuperaba.  

Solo rompió su condición de “pensionista”, como ella misma aseguraba, el 9 de octubre de 2011. Abrió el telón del Gran Teatro del Liceu para celebrar sus 50 años de carrera y 70 de vida con el espectáculo Núria Feliu 50/70, en el que participaron otros artistas catalanes que le acompañaron en su carrera. Además, también se sumó a actos políticos, siempre para apoyar el independentismo. 

La cantante catalana Núria Feliu saluda desde un balcón / EFE
La cantante catalana Núria Feliu saluda desde un balcón / EFE

Recibió la Cruz de Sant Jordi en 1985, el Premio Sant Jordi de Cine de RNE en 1990, en Premio SGA por su trayectoria y, en 2008, el Ayuntamiento de Barcelona le concedió la Medalla de Honor de la ciudad. Además, en Sants cuenta con un gigante con su perfil, uno de los reconocimientos que más apreciaba la artista desaparecida.