Menú Buscar
Maria Rovira, portavoz de la CUP en Barcelona, en una intervención en el pleno municipal / CG

Nuevo choque entre Mossos y la CUP por la agresión sexual de la concejal de Barcelona

Los agentes lamentan que Maria Rovira “aproveche su desgracia” para cargar contra ellos

17.09.2016 00:00 h. Actualizado: 16.09.2016 21:59 h.
4 min

La concejal de la CUP de Barcelona, Maria Rovira, ha informado este viernes de que el pasado día 1 de septiembre fue agredida sexualmente cuando volvía a su casa por las calles del barrio barcelonés de Gràcia. La edil ha publicado en la página web de los cupaires que un hombre se acercó a ella por la espalda y la magreó, tras lo que denunció el ataque ante los Mossos d’Esquadra.

Llamó por teléfono a la policía catalana después de que su compañero sentimental y sus amigos le animaran a hacerlo, ya que ella no estaba segura. Cuando apareció la patrulla en su casa, Rovira asegura que estuvo a punto de cerrar la puerta antes de que entraran. “Lo primero que vi fue un hombre muy alto, corpulento, uniformado y con todas las armas subiendo por las escaleras. Estuve a punto de cerrar la puerta”.

Ataque a los Mossos

La concejal explica en su escrito que fue a poner la denuncia a una comisaría de los Mossos, donde critica que le atendió un hombre y que éste le preguntó si le habían intentado robar para hacer constancia en el escrito, ya que el intento de robo con violencia sería un delito más grave. “Me quedo estupefacta”, dice Rovira, no solo porque la pena sea superior sino por la proposición del agente.

Una crítica hacia los Mossos que, junto con otras como la de no difundir fotografías de acosadores sexuales --algo que prohíbe la legislación--, no han sentado bien al cuerpo policial catalán. “Si ella no entiende que un robo con intimidación tiene más pena, no es culpa de la policía sino de quien legisla”, explica a Crónica Global Josep Miquel Milagros, portavoz de la Unión Sindical de la Policía Autonómica de Cataluña (USPAC). “Es intolerable este tipo de agresiones y me sabe muy mal lo que le ha pasado, eso no tengo ni que decirlo, pero no encuentro correcto su fijación y su odio a la policía, ni que aproveche su desgracia para cargar contra los Mossos”, añade.

Actuación policial correcta

Milagros ha remarcado que apoya plenamente la actuación de los Mossos que la atendieron y que siguieron el protocolo establecido: “Actuaron profesionalmente. Le dieron las instrucciones claras y correctas y les hicieron las preguntas oportunas y necesarias”, sentencia.

El portavoz sindical ha coincidido con Rovira en que, si hay una problemática en el barrio de Gràcia --o en cualquier otro-- sobre agresiones sexuales, “la Dirección General de la Policía (DGP) debería hacer públicos los datos y que se actúe en consecuencia”. Lo que no admite es que “a la hora de cargar contra la policía, todo vale”.