Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fernando Gallardo, Josune Alonso-Martinez, Lluis Espinosa y Mar Iglesias, investigadores del estudio para tratar el melanoma metastásico / HOSPITAL DEL MAR

Descubren una nueva vía para tratar el melanoma metastásico

Un estudio demuestra que la combinación de quimioterapia con un inhibidor del oncogén BRAF es efectiva para frenar la enfermedad

4 min

Un estudio liderado por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), del Hospital del Mar, y del Ciberonc señala que la combinación de quimioterapia con un inhibidor del oncogén BRAF es efectiva para tratar el melanoma metastásico.

Esta alternativa ofrece un nuevo abordaje en la cura de la enfermedad, que, por el momento, no tiene un tratamiento curativo en los estadios más avanzados ni en los de recaída.

La principal causa de mortalidad por cáncer de piel

La investigación del IMIM y el Ciberonc, en colaboración con el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) y el Instituto Catalán de Oncología (ICO), se ha publicado en la revista Oncogene.

Se demuestra que combinar quimioterapia e inhibidores del oncogén BRAF --el tratamiento de referencia en esta enfermedad-- es una estrategia efectiva para luchar contra el melanoma metastásico, la principal causa de mortalidad por cáncer de piel.

Unión de métodos

Los investigadores han analizado los dos tratamientos por separado y de forma conjunta en ratones y en células tumorales in vitro. Sin embargo, la combinación de los dos abordajes mostró un efecto superior en todos los ensayos.

"Hemos demostrado el potencial terapéutico de la combinación de los dos tratamientos en la erradicación de las células cancerosas. Esta estrategia no solo puede prevenir la aparición de resistencias a alguno de los abordajes, sino que ofrece una nueva perspectiva terapéutica para los pacientes con mutaciones que afectan al oncogén BRAF", analiza el doctor Lluís Espinosa, investigador del IMIM-Hospital del Mar y del Ciberonc y firmante del estudio.

Eliminación de las células tumorales

Uno de los principales problemas que existía hasta ahora para el tratamiento con inhibidores de BRAF es que las células cancerosas vuelven a proliferar al adquirir resistencia a este abordaje, ya que el inhibidor solo las para, no las elimina.

La posibilidad de utilizar esta combinación con quimioterapia podría acabar con el problema de algunas resistencias y de la recaída a la enfermedad. Además, este elimina las células tumorales en lugar de parar su crecimiento: “Dañamos, por una parte, el ADN de la célula con la quimioterapia, y por otra impedimos a la célula repararse gracias a los inhibidores de BRAF. Esto no solo potenciaría el efecto de cada uno de los tratamientos, sino que también podría hacer este efecto irreversible”, explica doctor Fernando Gallardo, jefe de sección del Servicio de Dermatología.

Tratamiento de baja toxicidad

Otro de los beneficios es la baja toxicidad a la que están expuestos los pacientes, ya que se reducen las dosis de quimioterapia. Asimismo, se evitarían tratamientos largos.

Los investigadores creen que este abordaje podría ser aplicado a otros tipos de cáncer, incluyendo algunos subtipos raros de melanoma que actualmente no tienen tratamiento porque no presentan mutaciones en el oncogén BRAF.