Menú Buscar
Imagen del Hospital de Bellvitge / CG

La nueva UCI privada del Hospital de Bellvitge está fuera de la ley

La exgerente Berta Ortiga participa en la obra con la empresa Medtronic; los sindicatos ven un posible delito

24.12.2016 00:00 h.
4 min

La nueva UCI privada del Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) está fuera de la ley. La exadjunta a gerencia del centro Berta Ortiga participa en la construcción de la obra con la empresa Medtronic pese a que tiene prohibido tomar parte en proyectos privados vinculados a su puesto anterior hasta 2017. Mientras la gerencia se remite al convenio [ver aquí] del Instituto Catalán de Salud (ICS), los sindicatos avisan de un posible delito.

Preguntado por la colisión de intereses, un portavoz de la institución ha quitado hierro al asunto. "El convenio fue aprobado en un consejo de administración del ICS. Incluye una cláusula de régimen jurídico sobre el carácter del acuerdo", ha indicado.

Por su parte, Medtronic ha subrayado que "está totalmente convencida de la licitud y transparencia de todas sus actuaciones".

"Excluida por contrato"

Los trabajadores del hospital, el mayor del Baix Llobregat, son más críticos. "La doctora Ortiga no puede participar en la operación por la Ley de Incompatibilidades de los trabajadores de las Administraciones Públicas de 1984. Lo tiene prohibido por dos motivos. Uno, por ser la antigua adjunta a gerencia. Y dos, por tener una plaza de médico en la institución", avisa UGT.

El sindicato, mayoritario en el centro, recuerda que Ortiga no se escapa de las exclusiones que se derivan de los tres roles que jugó en Bellvitge de 2007 a 2015: subdirectora de Operaciones, de Gestión de Pacientes y adjunta a la gerencia.

"Tuvo contratos de alto cargo, pero era personal de la Generalitat de Cataluña. Desde 2007, el Estatuto Básico del Empleado Público se aplica tanto a los funcionarios como al personal laboral. También las incompatibilidades", agrega un miembro de la junta de personal.

¿Y el concurso público?

El polémico acuerdo entre el ICS y Medtronic podría colisionar con otro límite legal. Los empleados avisan de que las adjudicaciones públicas se rigen por la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, aprobada por real decreto en 2011.

"El vínculo entre Bellvitge y Medtronic es claramente comercial. ¿Se publicitó como marca la ley? Y los competidores de Medtronic, ¿tuvieron oportunidad de optar al mismo? En caso contrario, supondría una vulneración legal", se inquiere la agrupación.

Sin resolución

Cabe recordar que Medtronic construirá la unidad coronaria con un gasto de hasta 790.000 euros al año. La obra en Bellvitge no devolverá al hospital una de sus unidades más demandadas: una de las cuatro de enfermos críticos cerrada en 2011.

La unidad de agudos se clausuró como consecuencia de los ajustes presupuestarios que ordenó el entonces conseller Boi Ruiz (CDC).

Preguntado por el nuevo episodio polémico en el complejo médico, referencia para unas 800.000 personas del Baix Llobregat, la consejería no ha respondido a los requerimientos de este medio.