Menú Buscar
Gráficos de la campaña de la Junta de Andalucía contra el acoso sexual callejero

#NoSeasAnimal, la campaña de la Junta de Andalucía contra el acoso sexual callejero

El gallito que dice piropos a unos metros de distancia, el cerdo que grita barbaridades o el buitre que está al acecho son los gráficos que representan la "fauna" que intenta erradicar

3 min

El Instituto Andaluz de la Mujer y el Instituto Andaluz de la Juventud han presentado la campaña #NoSeasAnimal contra el acoso sexual callejero. Los organismos consideran que se trata de una "práctica socialmente aceptada que normaliza el papel de las mujeres como objeto sexual”.

La campaña está acompañada de gráficos con una metáfora con perfiles de los diferentes tipos de fauna callejera: el gallito que lanza piropos a unos metros de distancia, el cerdo que grita barbaridades, el buitre que está al acecho, el pulpo que se pega cada vez que puede o el búho que no te quita ojo de encima.

Todo ello lleva los mensajes: "Estos comportamientos no son propios de personas", "Ayúdanos a que la fauna callejera se extinga" y "El acoso callejero es una forma de violencia machista​".

La práctica más aceptada

Con el lema #NoSeasAnimal, la campaña se difundirá a través de redes sociales y medios de comunicación.

Durante el acto de presentación de la campaña, el director del Instituto Andaluz de la Juventud ha señalado que el acoso callejero es la práctica "machista y sexual más comúnmente aceptada", que favorece la situación de vulnerabilidad sexual de las mujeres.

Cosificación de la mujer

Desde el Instituto de la Juventud explican: "Se trata de comentarios sexuales explícitos o implícitos, que los hombres hacen cotidianamente a las mujeres en las calles, sin ver en ello violencia", y que van desde el "piropo que cosifica hasta la realización de fotos o los roces en transportes públicos".

La directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Elena Ruiz, ha indicado que el acoso callejero es una práctica abusiva en la que "el hombre hace uso de su conducta machista para creerse en el derecho de tratar a las mujeres como objetos sexuales, normalizando así una situación de vulnerabilidad que a veces deriva de agresiones o abusos sexuales".

La polémica

La campaña ha levantado una gran polémica en los sectores de opinión en los que se considera que la línea de separación entre demagogia y defensa de los derechos de las mujeres en ocasiones es demasiado fina.

Podemos aprovechó ayer la campaña para anunciar que trabaja en la preparación de una ley de violencias sexuales en la que también se regulará el acoso callejero.