Menú Buscar
Una persona corta frutas y verduras en una tabla de cocina antes de comerlos / PIXABAY

No lavar bien las frutas y verduras nos puede salir caro

El no saber manipular cada alimento de forma correcta desde el momento de compra hasta almacenarlos produce enfermedades causadas por bacterias que no eliminamos antes de comer

14.02.2019 13:14 h.
7 min

Todos sabemos que los productos animales --como la carne y el pescado-- deben lavarse antes de comer para evitar las intoxicaciones tras ingerir comida contaminada con gérmenes o bacterias. Una mala manipulación de los alimentos y el no tomar medidas para almacenar comida tras haberla cocinado, puede llevar incluso a la muerte.

A pesar de ser cautos en el momento de cocinar ciertos alimentos, la Administración de Alimentos y Medicamentos --FDA en Estados Unidos-- ha alertado que las frutas y verduras pueden ocasionar también brotes de enfermedades, un dato bastante desconocido entre la población. Al tratarse de productos frescos pueden contaminarse de muchas maneras: con la tierra, el agua, los fertilizantes empleados para su crecimiento y conservación e incluso, una vez que ya los hemos comprado, durante la preparación o cuando los almacenamos de forma incorrecta.

Fuentes de contaminación

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), una bacteria puede duplicarse en tan sólo 15 minutos. Además de nocivas, muchas alcanzan altos niveles de contaminación que son incluso más grandes que un virus. En este sentido, pueden producir toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria de alto riesgo para niños, embarazadas y ancianos o alguna otra enfermedad derivada de la bacteria E. coli, cuyos síntomas son gastrointestinales: vómitos, diarrea, dolor de estómago y fiebre.

La OMS explica que las “enfermedades de transmisión alimentaria” se pueden evitar con una manipulación adecuada de los alimentos. Estos padecimientos son causados por microorganismos peligrosos y sustancias químicas tóxicas que se encuentran en las heces, la tierra, el agua, los insectos, las ratas, los animales domésticos o de granja y por supuesto en las personas. Según la organización sanitaria, en cada centímetro cuadrado de piel humana hay una media de 100.000 bacterias: en la boca, manos, uñas.

El ‘paso a paso’ de cocinar verduras

En la línea de los consejos de la OMS, es recomendable tener una buena higiene de manos antes de manipular cualquier alimento. Hay que lavarlas con agua caliente y jabón. A su vez, la nutricionista Alba Santaliestra aconseja, en una entrevista en Infosalus, retirar aquellas partes de la verdura que estén dañadas, especialmente en verduras de hoja como el cilantro o las espinacas. Hay que lavarlas bien y frotarlas con las manos. Una tarea que hemos dejado de hacer, pues cada vez se hace más fácil el comprar productos en el supermercado que ya vienen cortados y envasados, listos para su consumo.

En este sentido, la especialista recomienda utilizar un cepillo para retirar o limpiar las partes dañadas en los alimentos que tengan la piel más dura, como el melón o el pepino.

 

cepillo para verduras amazon

Cepillo 100% biodegradable hecho con madera de haya natural para la limpieza de los vegetales / AMAZON

Compra por 10,90 euros

La técnica de la lejía

Desde hace años, limpiar el agua con lejía es una recomendación que dan los expertos cuando viajamos a un lugar donde el agua no está 100% limpia. El consejo aplica también para purificar verduras y frutas. Introducir cuatro gotas de lejía de uso alimentario por cada litro de agua utilizado para lavar los alimentos garantiza su desinfección, según la nutricionista. A su vez, recomienda dos lavados luego de emplear la lejía y secar bien el alimento para evitar que la flora microbiana que quede prolifere.

paños de cocina microfibra

Paño de cocina de microfibra, ideal para secar los alimentos sin soltar residuos / AMAZON

Compra por 10,27 euros

Del mismo modo, al manipular las verduras y las frutas hay que tener cuidado también con lo que hacemos después de lavarlas. La especialista alerta sobre la tabla de cortar, que a su juicio debe ser de plástico, pues no son porosas ni pueden acumular tantos gérmenes como las de madera. A su vez, se debe tener cuidado con las cicatrices que estas tablas tienen al utilizarlas diariamente. Se recomienda limpiarlas muy bien tras su uso y disponer de varias para cortar la carne y las verduras por separado.

tabla de cortar

Tablas de distintos tamaños para cortar los alimentos / AMAZON

Compra por 11,99 euros

En este sentido, también hay que tener buenos cuchillos en casa. La nutricionista indica que se debe cortar el alimento de origen crudo que luego será cocinado --como la carne-- con un cuchillo y la fruta o verdura con otro. “Si se utiliza el mismo no servirá de nada todo el proceso de limpieza”, asegura.

cuchillos de cocina

Set de cuchillos de cerámica de distintos tamaños / AMAZON

Compra por 15,99 euros

Lavar correctamente las verduras y frutas

La FDA y la OMS coinciden en los siguientes consejos para una óptima manipulación de los alimentos y evitar la contaminación:

  • En el supermercado. No escojas alimentos que estén dañados o golpeados. En este sentido, si compras productos precortados --bolsas de lechuga, pedazos de calabaza o fruta-- asegura que estén correctamente almacenados.

  • En casa. Lava tus manos siempre con jabón y agua tibia antes y después de manipular alimentos. Frótalos suavemente con el cepillo al enjuagarlos con agua.

  • Al cocinar. Lava los productos --como las papas o las zanahorias-- antes de pelarlos. Así la suciedad no se transferirá. Asimismo, desecha las hojas externas de la lechuga u otras verduras de hoja.

  • Al guardar. Almacena los vegetales a cuatro grados o menos. Guarda tus alimentos en envases herméticos y espera a que se enfríen antes de meterlos en el refrigerador. No dejes nunca los alimentos cocinados a temperatura ambiente. Es la mejor manera de evitar la proliferación de los gérmenes.

recipientes herméticos

Set de tres recipientes herméticos de vidrio / AMAZON

Compra por 12 euros
  • Al comer fuera de casa. Evita los brotes crudos que se sirven en ensaladas, comida oriental, sándwiches o enrollados, pues no conocemos su manipulación.

  • Si te enfermas. Procura no manipular ni preparar ninguna comida durante las siguientes 48 horas a la desaparición de los síntomas. Ve al médico.