Menú Buscar
La Ciudad de los Sueños en Fira Barcelona / MA

Los niños deciden qué quieren ser de mayores en la Ciudad de los Sueños

Las familias podrán visitar el festival de la infancia hasta el próximo 31 de diciembre y participar en más de 120 actividades dirigidas a los más pequeños

6 min

Una de las preguntas que más hacen los adultos a los niños es qué quieren ser de mayores. Hay respuestas para todos los gustos y, la mayoría de ellas, alcanzables de aquí a unos años. Convertirse en astronauta, veterinario, maestro o bailarín es posible hoy en día. Además, son profesiones que no entienden de sexo. Conocer bien el camino a seguir es clave, ya desde pequeños, para alcanzar el objetivo. Tras la polémica surgida años anteriores con los desfiles militares y la imagen violenta que pueden inculcar a los menores, este año no habrá ninguna demostración de este tipo.

La Ciudad de los sueños, que se podrá visitar hasta el próximo 31 de diciembre en la Fira de Barcelona, incluye numerosas actividades y talleres que buscan acercar las profesionales a los más pequeños de la casa. De esta forma sabrán si se sienten más cómodos cuidando animales, cocinando o ejerciendo como presentadores de televisión.

Fomentar la creatividad

El recinto en el que se celebra este festival de la infancia, y que simula una ciudad imaginaria, cuenta con más de 15.000 metros cuadrados en los que se reparten alrededor de 120 actividades para niños de edades comprendidas entre cero y 12 años. En las distintas estaciones, los menores pueden entrar en contacto con más de 100 profesiones que abarcan todas las ramas del conocimiento.

Una niña pintando en un taller de creatividad / CG

Una niña pintando en un taller de creatividad / CG

Sin embargo, visitar la Ciudad de los sueños en Navidad es una forma de saber cuáles son las opciones profesionales del futuro, también contribuye a entrar en contactos con estilos de vida saludables. Con los talleres de cocina, por ejemplo, los niños aprenderán a llevar a cabo una alimentación más equilibrada. Por su parte, los conocimientos que adquieran en ciberseguridad les serán de utilidad para no poner en peligro su información personal cuando acceden a una página web.

Las profesiones del futuro

En el recinto de Montjuïc también hay sitio para las profesiones del futuro. Los menores a los que les apasionen los laboratorios podrán observar a través de microscopios, diseñar moléculas de agua e incluso realizar sus propios experimentos en varias de las estaciones de esta edición. También podrán ser arquitectos por un día y levantar sus propias maquetas.

IMG 20181227 145823

Dos niños ejercen como profesionales de la comunicación / CG

Si el sueño va más encaminado a las profesiones de toda la vida, padres e hijos ejercerán juntos como enfermeros, veterinarios o profesores. Por lo tanto, visitar la Ciudad de los sueños también es una oportunidad para retomar las relaciones familiares aprovechando los días de descanso por vacaciones.

A favor de la inclusión

Fomentar la cultura, el conocimiento, el territorio, el género, la salud y, especialmente, la inclusión. Por suerte, atrás queda eso de que ser modista es solo cosa de mujeres y que, arreglar coches, es una trabajo solo para hombres. Los niños deben ser los únicos que decidan en qué quieren convertirse dentro de unos años. Este valor es el que se va a promover durante los próximos cuatro días.

IMG 20181227 150109

Tres niños aprendiendo a usar internet de forma responsable / CG

Entender y convivir con las diferentes culturas es un valor que hay que inculcar desde pequeños. Además, lejos de ser una amenaza, constituye una forma de enriquecerse culturalmente.

Instalaciones sostenibles

Concienciar a los más pequeños de la importancia que tiene la alimentación y el medio ambiente en el futuro es uno de los objetivos que se ha marcado el Festival de la Infancia de Barcelona este año. Además, practica con el ejemplo. Las instalaciones, que acogerán a los más de 25.000 visitantes durante los próximos días, están fabricadas con productos reciclados.

El espacio habilitado, y un 20% más amplio que el del año anterior, permitirá a aproximadamente 1.000 niños jugar de forma simultánea. Además, podrán reponer fuerzas entre estaciones visitando alguna de las foodtrucks que estarán abiertas durante todo el día. Los interesados deben saber que la entrada no es gratuita, tiene un precio de seis euros.