Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Billy Hopkin, el niño cuyo corazón controla las luces navideñas de Londres, y su madre Rebecca / TINY TICKERS

El niño que controla las luces navideñas de Londres con su corazón

Las luces de Navidad de Seven Dials se encienden y apagan al ritmo que marca los latidos del corazón de Billy, un paciente de dos años diagnosticado de TGA

4 min

Billy Hopkin es un niño de dos años que se ha convertido en la verdadera sensación de la Navidad en Londres. Y es que él tiene ‘el poder’ del alumbrado navideño de las calles más icónicas de la ciudad. O más bien se puede decir que lo tiene su corazón, ya que las luces se encienden y se apagan al compás de sus latidos.

Durante todo el mes de diciembre, en la zona de Seven Dials, situada en el corazón del West End londinense, la iluminación de Navidad tiene una peculiaridad: está conectada con el monitor de corazón de Billy. Empleando una nueva e innovadora tecnología, estas luces se iluminan a la vez que late el corazón del niño, creando un efecto que sorprende a los viandantes.

Transposición de los grandes vasos

El joven Billy fue diagnosticado de transposición de los grandes vasos (TGA) en la revisión de las veinte semanas de su madre. Se trata de una afección en la que los dos vasos sanguíneos principales que salen del corazón se intercambian y que afecta a uno de cada 10.000 bebés. Después de una operación traumática de trece horas cuando apenas contaba con siete días de vida, Billy ha evolucionado a pasos agigantados.

Esta iniciativa ha sido promovida para ayudar a una organización benéfica llamada Tiny Tickers, cuya labor tiene como objetivo ayudar a mejorar la detección, el cuidado y el tratamiento de los bebés con enfermedades cardíacas grave. A través de esta iluminación se pretende concienciar a la población de que no todos los bebés y niños están pasando una Navidad feliz. Hay algunos que se la pierden debido a las graves condiciones del corazón que padecen, y “no tienen más remedio que permanecer en el hospital o recuperándose de una cirugía a corazón abierto”.

Enfermedades cardíacas

"La Navidad es la época más feliz del año, pero es muy fácil olvidar que muchas familias pueden estar pasando por un momento muy difícil y que, lamentablemente, no van a poder disfrutar de las vacaciones juntos", ha explicado Rebecca, madre de Billy. "Realmente quería involucrarme en esta idea porque es muy importante seguir haciendo ruido y concienciar a la sociedad sobre las enfermedades cardíacas, pero también hacer que la gente tenga en cuenta el gran impacto que tiene sobre las familias".

“Afortunadamente”, continúa Rebecca, “tenemos un apoyo increíble de organizaciones benéficas como Tiny Tickers. Sin embargo los fondos no aparecen mágicamente, ya que depende de las donaciones del público. Así que realmente espero que esta iniciativa anime a todo el mundo a donar su dinero a la causa, incluso si es sólo una pequeña cantidad".

Destacadas en Vida