Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Durante el derbi no hubi ni un minuto de silencio para Segura Palomares

Ni un minuto de silencio para Segura Palomares

Sus tres hijos quedaron tremendamente decepcionados ante el "ridículo total" que hizo la Junta del club perico

4 min

El sábado del derbi entre el Espanyol y el Barcelona no fue un buen día para los seguidores pericos. El resultado del partido fue un mazazo para la dignidad de los blanquiazules, aunque está dignidad ya estaba por los suelos antes de que el árbitro diera el pistoletazo de salida. El palco presidencial del Espanyol --esto es un decir-- “parecía el Camp Nou”, afirman fuentes que estuvieron presentes porque las cien localidades estaban ocupadas por miembros de la Junta del Barça, invitados y familiares de los junteros blaugranas. “Más del 90% de la ocupación eran barcelonistas”, afirman socios que consideran una ofensa que el club no tenga sensibilidad.

No fue el único momento de tensión. Minutos antes de iniciarse el partido, el club tenía previsto hacer un acto de homenaje institucional a Juan Segura Palomares, el referente cultural del Espanyol que falleció el 28 de noviembre. El auditorio del campo llevará el nombre de Segura Palomares, autor de dos libros que son el abecé del equipo de Cornellà: “Historia del Real Club Deportivo Espanyol” y “Cien años de historia del RCD”.

Autor del himno

Un acerbo que es el vademécum del club, sin olvidar que Segura Palomares escribió también el actual himno. Sin embargo, “no tuvo derecho a un minuto de silencio en su memoria. Sólo unas fotos en las pantallas antes del partido cuando la gente está por otras cosas. Fue un ridículo total”, apuntan socios españolistas muy enfadados con la Junta Directiva por este hecho “que provocó que los tres hijos de Segura Palomares lloraran tremendamente decepcionados”.

Las miradas críticas se fijan en el director general, Roger Guasch, y en el nuevo director de comunicación, Agustín Rodríguez: “Dejó el Liceo en una situación caótica y ahora hará lo mismo con el Espanyol”, apunta otro socio en referencia a Guasch.

Malestar entre socios

El nuevo director del Espanyol tuvo una gestión ciertamente polémica en el Liceo barcelonés y sus relaciones con los trabajadores fueron siempre tensas. De hecho, cuando se anunció su marcha nadie le lloró en el gran teatro. Ni músicos, ni acomodadores ni trabajadores en general. Más bien lo celebraron con cava. También Agustín Rodríguez, el nuevo Dircom del club, fue blanco de críticas “será periodista, pero de protocolo y de sensibilidad blanquiazul no tiene ni idea”, afirman estos socios críticos.

El malestar en una gran parte de los socios, vislumbran tormentas borrascosas en las próximas semanas. Que el Palco presidencial fuera “tomado” por los culés no ha gustado y que Segura Palomares se quedara sin el homenaje de su “merecido minuto de silencio, todavía menos. “Solo esperamos que este malestar generado por estos dos destralers no llegue al vestuario”, apuntan estos socios.