Menú Buscar
Imagen de un bebé en el servicio de Neonatología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona / CG

El misterio de Gloria, el bebé que murió en el Hospital Vall d'Hebron

La familia de la niña fallecida por la bacteria 'Klebsiella pneumoniae' tiene partes médicos contradictorios, mientras que el centro asegura que entregó solo uno

30.04.2019 00:00 h.
5 min

Es el misterio de Gloria --nombre simulado--, el bebé neonato que murió tras captar la superbacteria Klebsiella pneumoniae en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona el pasado 24 de abril. La familia de la niña prematura asegura que recibió dos informes médicos contradictorios tras la muerte por sepsis, mientras que el centro sanitario subraya que entregó solo uno.

Fuentes cercanas al caso han indicado que obran en poder de los allegados de Gloria dos informes médicos sobre el recién nacido prematuro que perdió la vida tras sufrir una infección intestinal derivada de contraer la bacteria. El cuadro empeoró y derivó en una septicemia y un fallo multiorgánico. Tras la muerte, la familia del bebé pidió dos informes médicos. Voces conocedoras del caso subrayan que los documentos apuntan a causas distintas del fallecimiento, lo que aconseja prudencia. Por su parte, fuentes médicas del Vall d'Hebron Barcelona Hospital Campus han hecho hincapié en que tras un fallecimiento en la ciudad sanitaria, se libra un informe médico si la familia lo pide. Si los allegados lo precisan, se puede entregar también el historial médico. Los documentos entregados a la familia apuntarían en la dirección de la secuencia Klebsiella, infección intestinal y sepsis, la defendida por la dirección del complejo sanitario.

"La profilaxis es esencial"

Preguntado por la cuestión, el doctor Jesus García, expresidente de la Sociedad Española de la Pediatría Social y miembro de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap), ha puesto el acento en la profilaxis. "En episodios como el descrito, con la muerte de dos pequeños, lo crucial es mantener la higiene en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Se hace mediante estrictos procedimientos que, salvo sorpresa, se cumplen", explica el facultativo. Según él, "no es necesario y es medicina antigua" separar a los bebés que contraen la bacteria Klebsiella del resto de prematuros.

El galeno recuerda que el sistema inmunológico de los neonatos "está escasamente desarrollado", por lo que, por un lado, pueden contraer la bacteria con facilidad y, en raras ocasiones, desarrollar una infección "gástrica o respiratoria". Según el doctor García, este cuadro más complejo "está localizado, primero, para expandirse, después, pudiendo provocar sepsis y fallo multiorgánico". El primer escenario, el de los test para detectar el microorganismo, se puede alcanzar "de forma relativamente rápida" con "detecciones precoces". Ello no asegura sin embargo que ni se desarrolle infección ni que la sanación esté garantizada. "A estas edades tan tempranas, cada paciente reacciona diferente al tratamiento precoz".

Ocho bebés 'colonizados'

La información de que familia y hospital discrepan sobre los informes médicos de Gloria se conoce un día después de que la ciudad sanitaria, la mayor de Cataluña, admitiera que ocho bebés más, además de los dos fallecidos, están colonizados con la bacteria Klebsiella pneumoniae. Este hecho no presupone que estén en situación de riesgo, pues los pequeños presentan un peso mayor y una situación distinta a la fragilidad de los niños que fallecieron. En cualquier caso, los médicos los han aislado, han cerrado el box de la UCI neonatal donde se detectaron los casos y han restringido el uso de material hospitalario.

En paralelo a ello, la Asociación El Defensor del Paciente ha conminado a la Fiscalía Provincial de Barcelona a instruir diligencias de investigación por "falta de asepsia". Critica la entidad social que los neonatos no fueran separados cuando se detectó que eran portadores de la bacteria, y alerta de presunta suciedad en cuidados intensivos del Servicio de Neonatología de Vall d'Hebron. La gerencia del centro insiste en que la cuarentena no es necesaria y desmiente el segundo extremo, recordando los continuos filtros y controles en la unidad de críticos.