Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Audiencia de Barcelona, donde han sido juzgados los negacionistas que provocaron disturbios en la plaza de Sant Jaume en 2020 / CRÓNICA GLOBAL

Cuatro negacionistas aceptan dos años y medio de prisión por disturbios

Los manifestantes arrojaron piedras y otros objetos a los Mossos d'Esquadra durante una protesta celebrada en 2020

3 min

Cuatro manifestantes negacionistas han aceptado este lunes una pena de dos años y medio de prisión por provocar disturbios violentos y arrojar objetos a la policía durante una protesta celebrada en octubre de 2020 en Barcelona. A dicha concentración acudieron un centenar de negacionistas, ultraderechistas y hosteleros indignados con las restricciones.

Los acusados han llegado a un acuerdo con la fiscalía, con lo que han evitado el juicio que debería haberse celebrado hoy en la sección 21 de la Audiencia de Barcelona y han aceptado la condena mencionada por los delitos de atentado contra la autoridad y desórdenes públicos.  

La fiscalía pedía cinco años

Sin embargo, no tendrán que entrar en prisión. El tribunal ha acordado la suspensión de la pena con la condición de que no vuelvan a delinquir en el plazo de tres años y con la condición de que no asistan a manifestaciones durante el mismo periodo de tiempo.

Además, tendrán que hacer frente a una multa de 1.440 euros, de la que se ha acordado su fraccionamiento a 24 meses, con un pago mensual de 60 euros. Los encausados, que han reconocido los hechos que se les imputaban, han conseguido rebajar la pena que pedía inicialmente la fiscalía, de cinco años y medio de prisión.

Agredieron a los Mossos

Los sucesos por los que han sido condenados se remontan a 30 de octubre de 2020, durante la celebración de una protesta en la plaza Sant Jaume de Barcelona, una manifestación no comunicada de grupos negacionistas del coronavirus.

Durante la misma, algunos de los concentrados comenzaron a lanzar vallas del ayuntamiento contra los Mossos d’Esquadra, así como "piedras, latas y botes de humo" para "atacar a las fuerzas de seguridad, con un continuo lanzamiento de objetos contra los agentes, colocación de vallas en las calles y quema de contenedores"

Un quinto detenido, en situación de rebeldía

Por este motivo, la fiscalía mantiene que su objetivo fue el de “alterar la convivencia pacífica y alterar a los agentes de la autoridad, con el consiguiente peligro para su integridad física”. La policía detuvo a las cuatro personas encausadas del juicio de este lunes por participar en los disturbios, además de a una quinta que se encuentra en situación de rebeldía.

Según recoge la fiscalía, no consta que la acción de los acusados causara ningún tipo de desperfecto, aunque un agente de los Mossos d'Esquadra resultó herido por el impacto de una piedra.