Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una pareja con problemas a contraluz

Lo que necesitas saber si decides divorciarte

Explicamos lo más importante a tener en cuenta antes de inicial un proceso de divorcio

6 min

Todos los matrimonios atraviesan alguna crisis durante la relación sin necesidad de recurrir a un divorcio. Algunos problemas suelen solventarse dentro de la relación, pero no siempre es así. En ocasiones, un solo miembro de la pareja siente la necesidad de poner fin al matrimonio, un proceso complejo.

Por lo general, el divorcio es la separación legal de la pareja junto a la repartición de los bienes, considerando la custodia de los hijos si los hubiese. Para hacerlo efectivo, primero hay que establecer una demanda mediante la asesoría legal correspondiente. Los abogados civiles son los expertos en el tema y pueden garantizar la tramitación adecuada del mismo.

Es importante tener en cuenta que el costo del mismo y el tiempo en que dure el proceso pertinente varían según el tipo. Existen dos vías que logran obtener un efecto inmediato una vez se realiza la notaría requerida. Estas vías de divorcios manejan características legales y procesos judiciales diferentes, la información se encuentra descrita en WikiDivorcios.

Diversos tipos

A nivel legal, hay dos tipos de divorcios regulados por la Ley y suelen velar por el bienestar emocional de los implicados. Si el matrimonio tuvo hijos, la intención del proceso es establecer la normativa legal que los beneficie.

También, los bienes mancomunados del matrimonio ameritan de una resolución para evitar conflictos a posteriori.

Contencioso

Divorciarse de forma contenciosa es un proceso largo y complejo, pero basta con que uno de los miembros de la pareja desee ejecutarlo. Antes de proclamar una demanda de divorcio contencioso, primero se intenta llegar a un acuerdo con la pareja por la vía legal. De no ser posible, se inicia la tramitación del contencioso. Al acudir con un abogado que sea capaz de orientar sobre las condiciones y requisitos necesarios, puede establecerse la demanda.

El contencioso resulta bastante costoso y crea un ambiente hostil y tenso en los miembros de la familia. Como no hay acuerdos ni decisiones unificadas sobre las condiciones de separación, queda un procedimiento dirigido por pasos específicos. Se solicita el divorcio ante el juzgado competente del domicilio de la pareja, luego se presenta la demanda con un juicio verbal. Es obligatorio presentar la documentación respectiva, esperar las acciones del demandado y aceptar la sentencia.

De mutuo acuerdo

Frente al aspecto económico y familiar, la opción que resulta más viable es el divorcio con mutuo acuerdo. Disuelve los matrimonios con mayor rapidez, ahorrando tiempo, dinero y energía emocional. El de mutuo acuerdo se efectúa con un juez o en una notaría desde un procedimiento simple.

Amerita toda la tramitación necesaria y la presentación de un documento legal redactado por el abogado. Este documento consigna los términos y condiciones de la pareja sobre los elementos del divorcio. Se incluye la patria potestad de los hijos, el régimen de custodia, separación y liquidación de los bienes y monto de la mensualidad para los menores. Cuando se le presenta la documentación al juez, se encargará de validar la información y citará a ambas partes para dar fe de lo estipulado. De esta forma, el juez va a tener la capacidad legal de efectuar el divorcio de inmediato.

¿Divorcio y separación son lo mismo?

La separación de una pareja casada no es lo mismo que un divorcio, pues son acciones y procesos diferentes. Mientras el primero cumple con las regulaciones de la Ley, la separación no atraviesa por ningún aspecto de orden legal. El matrimonio continúa legalmente vigente, aunque ya no vivan juntos ni posean vínculos en común (hijos, viviendas, entre otros). A través del primero, cada uno puede volver a contraer matrimonio con otras personas. En cambio, la separación no permite otro matrimonio debido a las implicaciones legales del matrimonio.

Sin embargo, existen elementos en común entre ambos procedimientos, aparte de la ruptura de la relación. Uno de ellos es la facultad legal de dividir los bienes, pues un abogado puede interceder para que cada cónyuge administre los bienes sin inconvenientes. Otro elemento es la aclaratoria de la custodia los hijos donde la Ley será el ente regulador de su bienestar. En busca de la preservación de los intereses de los menores, la Ley acordará los elementos de la custodia. Desde el tipo de custodia (compartida, por ejemplo), las visitas y estadías con el progenitor no custodio, hasta la pensión legal alimentaria.

¿Qué es mejor?

A pesar de que el divorcio y la separación no sean lo mismo, sí manejan posturas similares en los elementos legales. La pareja decide si prefiere un procedimiento u otro, depende de las razones y situación de la ruptura. Pero, la mayoría opta por el primero, ya que no pone límites para contraer matrimonio con otra pareja.

El divorcio finaliza en absoluto todos los aspectos de la relación y el proceso resulta fácil y económico si es de mutuo acuerdo. En este caso, es la mejor opción para la pareja y elimina cualquier vinculación.

--

Contenido patrocinado