Menú Buscar
Los Mossos d'Esquadra, en el transcurso de la primera parte de la Operación Bacar contra los narcopisos / EFE

Nuevo zarpazo de los Mossos a los narcopisos del Raval

Los agentes se despliegan por segundo día consecutivo en el barrio antiguo de Barcelona en otra pata de la Operación Bacar contra los apartamentos de la droga

30.10.2018 12:59 h.
5 min

Nuevo zarpazo de los Mossos a los narcopisos del barrio del Raval de Barcelona. La policía autonómica se ha desplegado por segundo día consecutivo en la zona antigua de la Ciudad Condal en otra pata de la Operación Bacar contra los apartamentos de la droga, que ayer consiguió cerrar 27 viviendas y terminó con la detención de 55 personas.

Efectivos de la policía autonómica se han personado de nuevo en esta zona de la capital catalana para inspeccionar las licencias administrativas de unos 20 locales, que incluirían peluquerías y pequeños comercios. Asimismo, obran en poder de los Mossos unas 20 órdenes de busca y captura de personas a las que se las relaciona con la trama desarticulada ayer y que se centraba, principalmente, en la distribución de heroína y cocaína. Al parecer, estas personas estarían relacionadas con el clan de origen dominicano al que la policía catalana asestó ayer un golpe al interceptar su red de venta de estupefacientes por orden del juzgado de Instrucción número 27 de Barcelona.

Arrestados

Mientras los agentes de los Mossos d'Esquadra llevan a cabo los nuevos registros, que han tildado de "administrativos", los 55 detenidos en la Operación Bacar, que llevaron ayer a cabo unos 700 efectivos del cuerpo autonómico de policía junto a la Guardia Urbana y unidades del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), continúan bajo custodia policial a la espera de pasar a disposición judicial. La policía considera que los detenidos lideraban la mayor organización dedicada a la operación de narcopisos. Además de los arrestos, la intervención consistió en unas 40 entradas a viviendas y locales destinados a la distribución y almacenamiento de los estupefacientes.

Uno de los detenidos en la Operación Bacar contra los narcopisos llevada ayer a cabo / EFE

Uno de los detenidos en la Operación Bacar contra los narcopisos llevada ayer a cabo / EFE

Los agentes de los Mossos entraron en un total de 26 narcopisos, de los cuales 18 estaban okupados. Cinco quedaron precintados por los agentes, que utilizaron un helicóptero y el Grupo Especial de Intervención (GEI), mientras que los otros trece fueron devueltos a sus legítimos propietarios.

"Ataque directo a la distribución de droga"

Después de la operación policial de ayer, el consejero catalán de Interior, Miquel Buch, aseguró que la actuación "fue un golpe directo a la distribución de droga". Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tildó la operación "largamente esperada y buena noticia". Avisó también la munícipe que el "macrooperativo, junto con el refuerzo de los Mossos pactado con la Consejería de Interior a partir del 1 de noviembre, deben suponer un punto de inflexión para el barrio y para los y las vecinas. Pondremos todos los esfuerzos para que así sea: los vecinos se lo merecen".

Las declaraciones de la munícipe no convencieron a la oposición. El presidente del grupo municipal del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, lamentó que la operación "llegara tarde", ya que, bajo su punto de vista "Colau ya ha fracasado en seguridad pública". El también candidato a las elecciones municipales de 2019 por los socialistas puso también deberes al Ejecutivo local: emplazó a repetir una operación policial en el andén de Renfe de la plaza de Cataluña, donde venden su mercancía un centenar de manteros. Por su parte, el PP de Barcelona pidió "firmeza" contra la criminalidad". Pidió también el presidente del grupo municipal popular, Alberto Fernández Díaz, "redadas continuadas y contundentes" para que no "pase como en la Barceloneta", donde el 12 de agosto hubo una redada, pero la "delincuencia e incivismo siguen enraizados en el barrio".