Menú Buscar
Una actuación con piano en un hospital / MÚSICA EN VENA

Música en vena para la recuperación de los pacientes

Esta asociación organiza 30 conciertos al mes en hospitales de Cataluña y Madrid para mejorar la estancia de los enfermos

10 min

Dicen que la música es medicina para el alma pero, ¿y para el cuerpo? Escuchar una melodía en directo puede mejorar la salud de los pacientes ingresados en centros hospitalarios. Así lo ha demostrado un estudio clínico en el que ha participado la asociación sin ánimo de lucro Música en Vena, que lleva siete años, en el caso de la Comunidad de Madrid, y dos en Barcelona, haciendo más llevadera la estancia de los enfermos. María Suárez, directora de la iniciativa, explica a Crónica Global que “son los propios médicos y enfermos los que han ido evidenciando que contribuye a la recuperación, mejora el estado anímico, los procesos de ansiedad --también de los familiares-- y el ambiente laboral". 

El proyecto nace como "algo familiar". La idea inicial era mejorar la estancia hospitalaria de Marianela, que finalmente murió a causa de un cáncer. Sus parientes, vinculados con este arte, decidieron crear una asociación, y ahora se ha convertido "en un programador" de música, que suma 30 conciertos al mes, entre las dos comunidades. "Tenemos más de 7.000 intérpretes voluntarios que colaboran en 14 hospitales de Madrid y ocho de Cataluña", explica Suárez. El objetivo es "mejorar la salud de las personas, acercando música en directo de alta calidad".

No es musicoterapia

Suárez aclara que la asociación no hace musicoterapia. “Llevamos la mejor música en directo, con el mejor intérprete, para evaluar qué sucede”. En Cataluña, la organización tiene un convenio con el Institut Català de la Salut (ICS) y con el Institut Català d'Oncologia (ICO), que hace que tengan “las puertas abiertas” de la red púbica sanitaria “para que la música suene todos los meses” en los centros.

Una actuación de Música en Vena / MÚSICA EN VENA

Una actuación de Música en Vena / MÚSICA EN VENA

“Desde niños pequeños que van al conservatorio que tocan para otros menores hospitalizados --cuenta que sirven como espejos, y hace que piensen me siento mejor y hasta puedo pedir un violín el año que viene y me engancho a la música--, hasta grandes voces, que quieren donar su tiempo y hacer una gira con nosotros", explica. 

De una labor voluntaria a la investigación

“Es una labor de acción social, voluntaria, que nos ha llevado a dar un salto hacia la investigación”, explica Suárez. ¿Por qué? “Todo lo que estamos haciendo, hay que saber nombrarlo, saber explicar qué sucede con el efecto de la música, no solamente que saca una sonrisa, sino responder a preguntas como ¿Tiene sentido en un protocolo médico? ¿Puede reducir la sedoanalgesía --sedación consciente-- en un proceso concreto?", señala. 

Una evolución de la organización que, sin abandonar su razón de ser --"llenar los hospitales de música"-- busca también "cuidar al paciente y al músico". Suárez explica que solo el 8% de los intérpretes en nuestro país trabaja como tal. “Hay que encontrar un nuevo espacio para ellos, y este puede ser junto a un equipo médico". ¿Cómo? Demostrándolo a través de una investigación clínica

Músico Interno Residente (MIR)

La responsable del proyecto explica la importancia de la “empleabilidad” en este sector y  cuenta que en Madrid, gracias al proyecto de investigación, han conseguido emplear a 40 músicos. “Se están especializando en un nuevo oficio, el MIR, Músico Interno Residente. Una figura que puede formar parte de los centros sanitarios y dar empleo a muchísimos músicos", relata. 

Lucía y Javier Ruibal durante una actuación de Música en Vena / MÚSICA EN VENA

Lucía y Javier Ruibal durante una actuación de Música en Vena / MÚSICA EN VENA

El proceso para acceder es “muy duro. Pasan una audición ante un jurado, y deben tener un alto nivel interpretativo pero también empático. Una vocación por lo social, al estar en un entorno complejo como es un hospital con pacientes muy enfermos. Y luego, tener una formación continua que hace que empiecen a especializarse en este sector”.

Pacientes

“La réplica del proyecto de investigación en otros hospitales, como el Clínic de Barcelona, permite aumentar el número de músicos contratados", explica.  La intención de la organización es implementar un nuevo espacio profesional para los artistas que estén interesados en el binomio música y salud, sin pisar el espacio de la musicoterapia.

¿Cuál es la reacción del público? “Siempre abierta y optimista. Lo que nos dicen es: ¿mañana vendréis?”, sostiene.  “Hay pacientes oncológicos que hacen coincidir su cita de quimioterapia con el día que actúa Música en Vena, porque la sesión se les hace más amena. Para ellos es un valor añadido. Les mejora el día”, sostiene. Respecto al personal médico, el proceso es más complejo. “Tienes que adaptarte a su medio. Pero nunca nos han dicho no procede. Los sanitarios lo que quieren es que respetemos sus circunstancias”. ¿Qué debe tener en cuenta un músico de hospital? “Cualquier intervención se desarrolla de manera conjunta con el equipo médico. Son los doctores los que deciden dónde se lleva a cabo la actuación, y explican a los artistas el estado del público y es cuando nosotros hacemos el comisariado musical: pensamos el repertorio”, explica. “La intervención es muy cuidada”.

Repertorio

También se trabaja la comunicación entre el músico y el paciente y se hace un estudio previo para ajustarse a sus gustos. Eso sí, no existe una base específica según la patología. “No tenemos un vademécum musical. Sería un atrevimiento, pero sí que podemos decir que ciertas tonalidades y ritmos contribuyen a mejorar el estado general del paciente, pero nunca nos vamos a aventurar en ser precisos con un repertorio concreto”, señala. “En neonatos, cuando hay que poner una vacuna, se espera que sea la hora de Música en Vena”, explica, “porque contribuye a la relajación del bebé y de la mamá que lo tiene en brazos”, cuenta.

Una actuación de Música en Vena / MÚSICA EN VENA

 Una actuación de Música en Vena / MÚSICA EN VENA

Eso sí, nunca falta "un aire flamenco", ya que en la familia fundadora hay una bailaora y por eso forma parte de todas las programaciones. “Siempre hemos sido multigénero. Variamos mucho, desde flamenco, a jazz, y también clásico. ¿Al actuar en un hospital, existe alguna limitación? “Sobretodo se respeta la sonoridad”, pero rompen con los tópicos. “Cuando hablamos de una actuación en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) la gente piensa en un instrumentos como un chelo, pero no siempre es así. Nosotros metemos pianos dentro de las UCIS. Lo tranquilo no tiene por qué ser mejor, solo tiene que estar bien interpretado", sostiene.

El 20 de mayo será la cantautora catalana Judit Neddermann la artista que actuará en la unidad de neonatos del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona para mejorar la estancia de pacientes y familiares en el centro.