Menú Buscar
De excursión por el Museo del Juguete de Cataluña / PIXABAY

Una excursión virtual al Museo del Juguete de Cataluña

Juegos de hojalata litografiados, una cápsula expositiva y una maqueta ferroviaria analógica son parte de los tesoros escondidos en esta colección tan especial

María Díaz
21.08.2019 18:48 h.
3 min

Los juguetes forman parte de los procesos de desarrollo emocional, social, e incluso, físico de los niños. Son las herramientas con las que aprenden a comunicarse y expresarse en un mundo hecho a su medida y en el que reina la imaginación.

Por eso, cuando esos niños alcanzan la edad adulta siguen recordando el coche con el que jugaban a ser conductores, la muñeca con la que aprendieron a hacer trenzas, los soldados con los que libraban grandes batallas... Todos ellos se merecían un lugar privilegiado: el que les ha dado el Museo del Juguete de Cataluña.

Sorpresas desde la entrada

Al cruzar la puerta de este Museo del Juguete, situado en la localidad gerundense de Figueres, el visitante se adentra en una planta llena de sorpresas que van desde el punto de información, a la Sala Abierta y a la Ventana.

La Sala Abierta acoge talleres y presentaciones dirigidas a todos los públicos. En ella también se muestran las exposiciones temporales y gratuitas relacionadas con la colección permanente del museo. La Ventana es la puerta a una pequeña cápsula expositiva sobre múltiples temáticas.

Antigüedad

Dejando atrás la Sala Abierta y la Ventana se accede a la primera planta del museo. Esta zona es todo un viaje en el tiempo, ya que los organizadores han dedicado el espacio a explicar el origen de los juguetes a los visitantes.

La palabra juego procede del latín, lo que da pistas suficientes para saber que jugar no es una acción moderna. Excavaciones arqueológicas en la antigua Babilonia (año 3000 antes de Cristo) sacaron a la luz al predecesor del ajedrez, conocido como Juego Real de Ur.

Maqueta ferroviaria

La segunda planta esconde uno de los mayores tesoros del Museo del juguete de Cataluña: una maqueta ferroviaria analógica. Andreu Costa Pedro fue su constructor e invirtió 18 años de su vida en verla acabada.

Dispuestos a lo largo del espacio total del Museo del Juguete de Cataluña se encuentran los fondos permanentes, juegos y juguetes industriales de finales del siglo XIX hasta la actualidad, que abren la mente de los niños y evocan al recuerdo de los mayores.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información