Menú Buscar
Madre con un carrito en la calle / EFE

Una mujer pierde la custodia de sus hijas por trabajar muchas horas

La denunciante defiende que una divorciada con altas ambiciones profesionales también puede ser madre

2 min

Una mujer ha demandado al Estado tras perder la custodia de sus hijas de siete y trece años a causa de su trabajo. La justicia consideró que Elena del Pilar Ramallo, natural de A Coruña y doctorada en derecho, no podía conciliar su jornada laboral con la crianza de sus hijas porque trabaja durante más de ocho horas cada día y realiza viajes de negocios.

Ramallo ha decidido elevar su caso a altas instancias de la justicia, después de que le retirasen la tutela de las menores. Ha declarado que una mujer divorciada y “brillante” no puede verse obligada a dejar su trabajo a un lado para cuidar de sus hijos.

Sin poder declarar

La madre ha denunciado en un programa de Telecinco que esta orden se dictó justo después de las declaraciones de su exmarido. “A mí no me dejaron hablar y ellos concluyeron que no estaba capacitada para ser madre ¿Dónde está mi derecho al trabajo?”, ha reclamado y ha añadido que ser una buena profesional no es ser una “mala madre”.

La abuela de las niñas y madre de Ramallo también declaró que, a pesar de sus horarios de trabajo, ha intentado “conciliar” su vida familiar. Además, ha destacado que “no hay ninguna prueba” que demuestre que su hija no es capaz de criar a sus dos criaturas.

Preadolescencia

A las palabras del padre y la abuela de las menores se añade la mala relación entre la denunciante y su hija mayor, que Ramallo la atribuye a la “preadolescencia”.

“La relación con ella es difícil, como le pasará a todos los padres con hijos que vayan a entrar en la adolescencia” ha declarado la madre, que después ha defendido sus esfuerzos por combinar su profesión con la maternidad.