Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una mujer fallece golpeada por su propio coche en el acceso a su parking de Fuencarral (Madrid) / EP

Una mujer fallece golpeada por su propio coche en el acceso a su parking de Fuencarral (Madrid)

El vehículo empezó a rodar hacia atrás debido a una pendiente y, tras resbalar, sufrió un golpe mortal en el cuello

3 min

Una mujer de 35 años ha fallecido en un extraño suceso en el distrito de Fuencarral (Madrid). La víctima fue golpeada por su propio coche en la puerta de acceso al parking de la urbanización donde residía. 

La joven se bajó de su vehículo sobre las 11.30 del viernes --un monovolumen de color blanco de la marca Opel-- tras detenerlo en la entrada del aparcamiento, donde hay que ascender una rampa. Por causas que se investigan, el coche empezó a rodar hacia atrás debido a la pendiente y, a pesar de que la mujer intentó frenarlo, no pudo. Además, tuvo la mala suerte de que se resbaló por la lluvia justo en el momento en que el coche chocó con otro de marca Mercedes que estaba aparcado en la calle. Sufrió un golpe mortal en el cuello. 

"Una desgracia absoluta"

Un testigo vecino de la zona asegura que fue una "desgracia absoluta". "La chica ha intentado parar el coche y no ha podido. Cuando ha chocado por la parte trasera con el otro, ella ha patinado y ha quedado atrapada entre los dos, recibiendo un golpe en el cuello", explica otro de los presentes. 

Cuando los servicios de emergencias llegaron, la víctima se encontraba en parada cardiorrespiratoria y presentaba múltiples heridas graves en la cabeza y en el cuello. Los sanitarios le realizaron maniobras de reanimación, pero no pudieron hacer nada para salvar su vida. 

Un problema con el freno de mano

El grupo de atestados de la Unidad de la Policía Municipal sigue tratando de averiguar las causas del accidente. Se baraja la posibilidad de que haya existido algún problema con el freno de mano en el momento en que la mujer se ha apeado del vehículo, justo antes de entrar al parking. Los agentes han pedido la grabación de las cámaras de seguridad del edificio del número 27 de la calle Pedro Rico, que han podido registrar los hechos. 

La víctima estaba casada y tenía dos niños que, en el momento del accidente, se encontraban en el colegio. Según varios vecinos, estaba embarazada.