Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una detención de la Guardia Urbana similar a la de la mujer que atropelló al empleado de un parking / GUARDIA URBANA

Una mujer atropella al empleado de un parking para no pagar 4.000 euros

La Guardia Urbana localizó posteriormente el coche y detuvo a la mujer acusada de los delitos de estafa y lesiones

3 min

La Guardia Urbana de Barcelona ha detenido a una mujer de 38 años acusada de atropellar intencionadamente al trabajador del aparcamiento de un centro comercial de la capital catalana para sacar su coche sin abonar una deuda pendiente de más de 4.000 euros.

Según han informado fuentes policiales, los hechos ocurrieron ayer cuando la mujer acudió hacia las 11.30 horas de la mañana al aparcamiento del centro comercial, situado en la calle Rosa Sensat de Barcelona, y el vigilante no le dejó sacar su vehículo si no abonaba la deuda.

Fuerte discusión

La mujer y el empleado del aparcamiento iniciaron una fuerte discusión, ante lo que acudieron al lugar los Mossos d'Esquadra, que mediaron entre las partes e identificaron a la mujer, que se marchó del lugar sin su coche. Poco después, la mujer regresó al aparcamiento junto a su padre, un cliente habitual del local, a bordo de otro coche.

El vigilante del aparcamiento comprobó que la mujer se bajó del vehículo de su padre, se subió al suyo -el que tenía una deuda de más de 4.000 euros- y que ambos intentaron salir del lugar con los dos coches, utilizando para ello el tiquet de su progenitor. Ante esta situación, el trabajador del aparcamiento se puso delante del coche de la mujer, para impedir que saliera, si bien esta lo embistió y se pudo marchar del lugar, al igual que su padre, que circulaba justo detrás de ella. Debido al atropello, el trabajador del aparcamiento sufrió varios golpes por los que fue atendido en el ambulatorio de Sant Martí, aunque su estado no es grave.

Localizada en la Nova Icària

Los responsables del aparcamiento alertaron entonces a la Guardia Urbana de Barcelona, que mediante las cámaras de seguridad del establecimiento pudo comprobar la matrícula del vehículo de la mujer, que fue localizado poco después estacionado en la Avenida Icaria de Barcelona. El servicio de grúa municipal se llevó el coche, después de que la Urbana comprobara que tenía un golpe compatible con el impacto del atropello al salir del aparcamiento del centro comercial.

Finalmente, cuando la mujer fue a retirar el vehículo del depósito municipal, fue detenida, acusada de un delito de estafa y otro de lesiones