Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Tres sanitarios en la UCI pediátrica del Hospital Josep Trueta de Girona / Departamento de Salud niña muerte

Un año de la muerte de la niña de Blanes: nada ha cambiado

El trágico suceso de la menor que falleció esperando una ambulancia no mejoró un sistema sanitario que se sostiene por la tenacidad de los profesionales

8 min

Un año de la muerte de la niña de Blanes, Girona: nada ha cambiado. La trágica muerte de Julieta, la menor de ocho años que perdió la vida en el Hospital Comarcal de la localidad mientras esperaba una ambulancia hace doce meses, no mejoró nada. El sistema sanitario, que recibió numerosas críticas tras la dramática pérdida, apenas ha mutado.

Preguntado por la cuestión, el Departamento catalán de Salud, que comandaba el exconseller Toni Comín cuando la pequeña falleció de una sepsis en el centro sanitario, no ha respondido a las preguntas de este medio. Un portavoz de la Corporación de Salud del Maresme i la Selva, por su parte, se ha escudado en que el caso "sigue bajo secreto sumarial" para no responder.

El procedimiento por la muerte de la pequeña ha recalado en el juzgado de Instrucción número 5 de Blanes, donde la familia de Julieta acudió a interponer una denuncia. Allí se determinará si hubo mala praxis en el cuidado de la menor, que perdió la vida mientras aguardaba a la llegada de una ambulancia medicalizada de Barcelona.

El arranque de la vía judicial paralizó la investigación interna que abrió el departamento que comandaba Comín tras el suceso.

"La sanidad sigue igual de mal"

Mientras el juez determina si hay indicios de un posible delito, en el municipio costero de casi 40.000 habitantes se lamenta que "todo siga igual".

La portavoz de la plataforma Juntos por la Sanidad, María Dolores Flores, subraya que "los ambulatorios y centros sanitarios siguen colapsados en verano y en invierno".

Flores, que encabezó el movimiento de protesta que surgió al calor de la tragedia, agrega que teme que el juez "archive la causa" y, con ello, la posibilidad de dirimir responsabilidades.

Esteban Gómez Rovira, abogado que asesoró a la plataforma ciudadana, ha recordado por su parte el caso de la muerte de una bebé en el Hospital de Calella, Girona, en 2014, que ha acabado con el pago de una compensación por parte del CatSalut. "No puede permitirse que el caso se archive sin más. Está en juego la calidad de la atención pediátrica urgente", ha argumentado el letrado.

Hospital: nada falló

Si en el municipio se respira desasosiego por la falta de respuestas políticas y judiciales doce meses después, en el Hospital de Blanes la opinión sobre el caso está más clara: todo funcionó bien.

"La gerencia realizó una investigación interna para determinar si en el caso de la niña, que fue dramático, hubo malas prácticas profesionales. Concluyó que no", ha recordado la representación de CCOO en el centro.

El consorcio de salud de las comarcas del Maresme y la Selva, en efecto, se limitó a dar apoyo psicológico a los profesionales. También ha reforzado la hospitalización en las épocas con más afluencia de pacientes.

"Queremos enviar un mensaje de tranquilidad: la asistencia sanitaria funciona. El sistema marcha bien, con sus limitaciones y defectos. Es importante que la gente tenga claro que se atiende a todo el mundo", han insistido desde la parte social del centro sanitario.

Ambulancias pediátricas: todo en Barcelona

Con lo que respecta a las ambulancias pediátricas, uno de los recursos más criticados por la demora de una de ellas en el caso de Julieta, la situación continúa igual, salvo por el fichaje de un pediatra en el Centro de Coordinación de Emergencias de Cataluña, que se incorporó tras el caso de Blanes.

"Existen en Barcelona dos unidades de cuidados intensivos pediátricas (UCI), una en el Hospital Vall d'Hebron y otra en el Hospital Sant Joan de Déu. Las dos ambulancias están adscritas a estos centros. Además, hay una tercera opción: utilizar el helicóptero médico convencional desde el Hospital de Sant Pau i la Santa Creu, también en la Ciudad Condal", ha enumerado una fuente de Emergencias de la Generalitat.

¿No se han asignado nuevas ambulancias especializadas a cada provincia, como varias instancias, como el Defensor del Paciente, pidieron tras la muerte de Blanes? "No. Continúan las dos en Barcelona. En mi opinión, debería de hacerse un análisis de traslados de pacientes para cerciorarse de si este gasto es necesario", ha abundado el mismo empleado del SEM.

"La dotación ve lógico que se concentre en los hospitales con unidades especializadas. La pregunta que hay que abordar es si en el caso de Julieta hubo fallos médicos o fue un cúmulo de circunstancias en la que no se pudo hacer nada. Casos como este ocurren en la medicina y por responsabilidad, los pacientes tienen que saberlo", ha remachado la misma fuente.

Sindicatos: estudiar si se precisan más UCI móviles

En este escenario, los sindicatos piden al Departamento de Salud que estudie si los recursos médicos actuales son suficientes para evitar otro caso como el de Julieta.

"Es evidente que se impone un estudio serio y riguroso sobre la necesidad de aumentar dotaciones. Actualmente, Tarragona, Girona y Lleida continúan sin UCI móviles pediátricas. Cuando hay una emergencia, tiene que venir un recurso desde Barcelona", ha indicado una portavoz de CCOO.

"El sentido común --ha continuado la misma fuente-- sugiere que se agreguen ambulancias de este tipo a cada hospital de referencia provincial: el Joan XXIII de Tarragona, Arnau de Vilanova de Lleida y Josep Trueta de Girona".

De hecho, tras el trágico fallecimiento de Blanes doce meses atrás, los pediatras de Girona denunciaron "largas esperas" para una ambulancia de emergencias para niños en la zona. En esta zona, además, se suma la histórica denuncia de los sanitarios de que la UCI neonatal es insuficiente para atender a los bebés, por lo que se derivan muchos casos a hospitales de Barcelona.