Menú Buscar

Muerte en elrow: "Mi amigo se desplomó dentro de la discoteca"

Hablan los compañeros de Alex, el joven de 19 años que murió de sobredosis en el club de Viladecans: "Tardabas 15 minutos en conseguir agua"

Ambiente de una fiesta en el club-espectáculo elrow de Viladecans (Barcelona) / CG
18.07.2017 00:00 h.
7 min

"Mi amigo Alex se desplomó dentro de la discoteca". Esta es la versión de Miles T., amigo de Alex, el joven británico de 19 años que murió el domingo, 16 de julio, de supuesta sobredosis en elrow, una discoteca catalana para fiesteros de mañana situado en Viladecans (Barcelona). Su relato es opuesto al de la gerencia, que niega ser responsable porque la víctima "se sintió mal en el parking, se lo llevaron al hospital en ambulancia y falleció allí horas después".

Hablando desde Lincolnshire (Reino Unido), Miles explica por teléfono cómo ocurrieron los hechos. "Llegamos a Salou (Tarragona) un grupo de 13 chicos. Pasamos una semana en tres chalés alquilados —en el complejo Alborán Apartamentos—. El último día decidimos ir al festival elrow".

"El club estaba en medio de la nada. El agua era carísima: cuatro euros por una botella de 100 mililitros. Tenías que esperar como 15 minutos para beber de la cantidad de gente que había. El calor era insoportable. Nadie hablaba inglés y el personal de seguridad era muy arisco".

"Sabíamos que Alex había tomado pastillas [de éxtasis]. En un momento dado, se desplomó dentro del local. Y recalco dentro, no fuera", indica compungido.

"Teníamos cuatro ambulancias y porteros"

La versión de M. es diametralmente opuesta a la que aporta Juan Arnau, consejero delegado de elrow. El directivo explica a Crónica Global que la fiesta —no un after hours, pues empezó a las diez de la mañana, no a las seis, como marca la ley— "contaba con cuatro ambulancias, 55 porteros y 11 informadores. Estábamos más que dimensionados". 

El empresario —hijo de la familia que opera Florida 135, elrow Ibiza y que promovió el Monegros Desert Festival— recalca que el espectáculo no tiene que ver con el trágico suceso ocurrido en el exterior. "En una ronda de vigilancia encontramos al chico muy alterado. Se avisó a una ambulancia, donde se le estabilizó y lo trasladaron al hospital".

muerte elrow 19 anos turista britanico

Imagen de una fiesta en pleno apogeo en elrow de Viladecans (Barcelona) / CG

"Murió cuatro o cinco horas después en el Hospital Universitario de Bellvitge por paro cardíaco. La fiesta había terminado hacía horas", recalca.

"Elrow celebra 140 fiestas en 25 países distintos. En todos ellos, también en Viladecans, cuenta con seguridad, servicios médicos y personal para cuidar de los asistentes. El sábado había 4.000 personas y empleados suficientes. Hasta los Mossos d'Esquadra nos felicitaron por la excelente organización".

"Preocupados"

Quien no felicitará a elrow ni a la familia Arnau es el Ayuntamiento de Viladecans. Fuentes municipales han indicado que "hay preocupación" en el consistorio por lo sucedido. "Se ha pedido toda la información a los Mossos d'Esquadra para conocer exactamente qué ocurrió", han agregado las mismas voces.

La corporación ha recordado que elrow "no es un after hours", y que no existe un producto así en el municipio. "Antes sí los había y se consiguieron cerrar. Elrow es una fiesta-espectáculo que se celebra 12 veces al año y que paga un canon para celebrarse de diez de la mañana a dos de la madrugada".

elrow muere joven 19 anos britanico

Una de las 'performances' de la sala-espectáculo elrow / CG

¿Cuenta con licencia? "Por supuesto. Es un permiso precario porque la nave está afectada por el Plan Director Urbanístico (PDU) del Delta del Llobregat, pero es legal porque está consolidado", han dejado claro.

Otras fuentes no oficiales han criticado que "las fiestas paguen un canon de 6.000 euros cuando las recaudaciones llegan a los 250.000 euros por evento".

"No ayuda al sector"

La versión aportada por elrow deja también contenta a medias a Fecasarm, la patronal de ocio nocturno. Joaquim Boadas, secretario general, pide "no criminalizar al sector".

Admite sin embargo que lo sucedido en el club de mañaneros no ayuda a la batalla que libra "por la calidad de la industria".

En este sentido, Boadas pone el acento en las acciones que llevan a cabo Fecasarm y la International Nightlife Association. "Estamos desarrollando un sello de calidad que incluye prevención del consumo y, por supuesto, distribución de drogas en los locales. Hemos editado un cómic en catalán, castellano e inglés para los clubbers [ver aquí]", enumera.

¿Con qué fin? "Prevenir y evitar el consumo de estupefacientes en los locales. Salir de noche no significa tomar ninguna substancia tóxica", remacha.

"Salió y ya no le vimos"

Todo ello puede evitar que el caso Alex suceda de nuevo en una discoteca catalana.

Mientras, el local-espectáculo y los amigos del joven británico difieren en qué ocurrió en la macrofiesta del sábado. El evento celebraba su séptimo aniversario y registró otros tres ingresos hospitalarios, uno de ellos un segundo paro cardíaco.

Otro de los heridos es un joven italiano que viajaba en un taxi desde el club, abrió la puerta y saltó al asfalto de la C-31, donde fue atropellado. Salvó la vida.

Todo ello, al ocurrir fuera del espacio acotado, escapa de la responsabilidad de esta boîte. "Somos como el Cirque du Soleil. La nave es alquilada", explican. "Opera con una acumulación de licencias. Bar musical y discoteca, para tener más horario", replican fuentes del sector.

Los amigos son ajenos al intercambio de opiniones. Narran sólo lo que vieron. "De golpe, Alex desapareció. No sabíamos dónde estaba. No lo supimos hasta que nos avisaron en los apartamentos, ya de regreso a Salou", indican.

¿Denunciarán? "Dependerá de la familia. Nosotros, de momento, queremos olvidar todo lo que ocurrió. Era nuestra primera vez de vacaciones en España siendo mayores de edad", concluye Miles.

¿Quiere hacer un comentario?