Menú Buscar
Vista del restaurante Mas Oller, de Caldes de Malavella / EFE

El restaurante de Caldes no había pedido el permiso municipal para poner el hinchable

Una de las niñas heridas en el accidente se encuentra en la UCI tras ser intervenida esta noche, mientras que otra de las menores, de tres años, ya ha recibido el alta

2 min

El restaurante de Caldes de Malavella, en la Selva, donde el domingo por la tarde explotó un hinchable que provocó la muerte de una niña de 6 años, y heridas a seis niños más, no tenía permiso municipal para usar esta estructura. Así lo ha confirmado el alcalde del municipio, Salvador Balliu, en el Matí de Catalunya Ràdio. Según Balliu, el castillo estaba homologado por la empresa y tenía todos los papeles en regla, pero no contaba con el perceptivo permiso del ayuntamiento ni se había comunicado su instalación.

Todavía se investigan las causas de accidente. Una de las hipótesis con la que trabajan los Mossos d’Esquadra es que la válvula de seguridad falló, el hinchable se reventó por debajo y explotó. Se investiga también la posibilidad de que el viento hubiese desanclado el castillo.

Heridos

Cinco menores de entre 3 y 11 años siguen hospitalizados por las heridas que sufrieron. Una niña de 3 años ya ha recibido el alta. Dos de los heridos, continúan en estado grave, un niño de 9 años, ingresado en la UCI del Parc taulí de Sabadell,  y una niña de 7 años, operada esta noche en el Josep Trueta de Girona. El resto se encuentran ingresados también en el Josep Trueta de Girona.