Menú Buscar
Vista de la Corporación Sanitaria Parc Taulí de Sabadell (Barcelona), donde ha muerto el bebé el martes / CG

Muere un bebé por enterovirus en Barcelona

La Consejería catalana de Sanidad confirma el fallecimiento por afectación neurológica grave, aunque descarta un brote

3 min

Un bebé de menos un año ha muerto en la Corporación Sanitaria Parc Taulí de Sabadell (Barcelona) este lunes por afectación neurológica grave tras contraer un tipo de virus estacional, el llamado enterovirus. El menor estaba ingresado en el centro médico y no ha superado la dolencia, según ha confirmado la Consejería catalana de Salud.

Al parecer, el menor fue atendido con fiebre y vómitos en un centro de atención primaria en la localidad de Granollers (Barcelona). Al regresar al domicilio familiar, los padres detectaron que el niño sufría somnolencia y flacidez, por lo que lo trasladaron al hospital de Sabadell.

El equipo médico del Taulí ha concluido que el paciente ha muerto por A71, siendo la tercera muerte vinculada a la cepa y la primera causada directamente por el virus.

"No es un brote"

El departamento que dirige Toni Comín ha descartado un nuevo brote de esta virulenta cepa, ya que, según ha detallado Agustí Argimon, subdirector del Servicio Catalán de Sanidad (CatSalut), "sólo se han registrado cinco casos en los últimos meses".

Argimon ha agregado que el bebé falleció de forma fulminante debido a una dolencia relacionada.

Tercera víctima mortal

El bebé fallecido en Sabadell es la tercera víctima mortal de pacientes que presentaban enterovirus en Cataluña desde marzo. Aquel mes, una niña de dos años perdió la vida en el Hospital de Reus (Tarragona) tras contraer la infección vírica, aunque la Consejería de Salud no comunicó la alerta vírica hasta el 17 de mayo con una escueta nota de prensa.

El mes siguiente, un niño de tres años falleció en el Hospital de Mataró (Barcelona) tras haber sido ingresado con los mismos síntomas, aunque el CatSalut arguyó que no se podía establecer una relación directa entre la infección y el paro cardíaco que le provocó la muerte.