Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Refugiados ucranianos llegan a España / EUROPA PRESS

Alerta de ciberseguridad: “Los móviles de los refugiados ucranianos actúan como espías rusos"

Josep Jover, presidente de ASPERTIC, insiste en que los Estados presionan a las grandes empresas tecnológicas para que instalen agujeros de seguridad para tener acceso a los datos de los usuarios

4 min

El jueves pasado varios miembros de ASPERTIC, la Asociación Mediterránea de los peritos de las TIC, iniciaron una investigación sobre ciberseguridad en las inmediaciones de la estación de Sants, la zona de llegada de los refugiados ucranianos a Cataluña.

“Nos dimos cuenta de que los refugiados apenas traían equipaje pero que todos venían con su teléfono móvil y, muchos, con su ordenador portátil”, explica Josep Jover, presidente de la asociación. La amenaza, advierte el experto, reside en que estos móviles podrían tener instalados malware rusos que podría suponer una amenaza para la ciberseguridad de Europa.  

Los Estados presionan a las tecnológicas

Jover asegura que todos los Estados presionan a las grandes empresas tecnológicas como Gmail, Android o Mac para que instalen agujeros de seguridad en sus programas y servicios --conocidos como malwares--, de forma que puedan controlar los datos de los usuarios. De hecho, a traves de sus conexiones podrían tener acceso a información de instituciones europeas. 

En este sentido, el experto asegura que las tecnológicas han sido todavía más colaborativas con Rusia y China, colocando puertas traseras en sus softwares a petición de estas potencias cuando el producto se ha vendido en su área de influencia.

La “guerra” de la información

Con la llegada de refugiados a Europa el experto explica que los ciberataques podrían multiplicarse. Según la estimaciones del experto, “si solo uno de cada 100 dispositivos tienen este malware instalado, bautizado como SysJoker, en este momento ya hay 140 dispositivos circulando en Barcelona con un programa instalado por el enemigo”, incide Jover.

El experto explica que, tras su llegada, los refugiados, como es lógico, han empezado a conectarse masivamente a las redes Wifi de los domicilios de los voluntarios que les han ofrecido acogida, de empresas o de las Administraciones públicas. Pero, lo que no saben es que con este gesto podrían estar ofreciendo una ingente cantidad de información al gobierno de Putin que podría ser utilizada contra Europa. 

Los nuevos espías rusos

“Sin quererlo ellos, sus dispositivos están actuando como espías rusos”, explica Jover. Por eso, asegura, los refugiados deberían formatear sus móviles y ordenadores o adquirir unos nuevos, que debería sufragar la Administración. En este sentido, el presidente de la asociación asegura que la Generalitat ha empezado a tomar medidas y ha aumentado la seguridad y los filtros para evitar un potencial ataque ruso.

Estos malware, que son indetectables y suelen ser introducidos en los dispositivos con las actualizaciones de software de los fabricantes, indica el experto, son indetectables pero “pueden causar un caos tremendo”. De hecho, ya en los últimos seis meses Europa ha sido víctima de decenas de ataques diarios de alta intensidad que, en este nuevo escenario, podrían intensificarse.