Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una usuaria de moto con mascarilla protectora contra el virus / EFE

Nace una plataforma contra la "persecución de la moto" en Barcelona

Motoristes BCN recaba miles de apoyos contra las nuevas multas del Ayuntamiento por aparcar en la acera y prepara acciones en defensa del sector

6 min

"La moto es el transporte más seguro en la Barcelona de la pandemia". Con esta credencial, entre otras, acaba de nacer Motoristes BCN, una plataforma en defensa de la motocicleta en la Ciudad Condal. El nuevo grupo ha empezado a trabajar online debido a la reclusión, pero ello no le ha privado de recabar miles de apoyos [consultar su petición en linea aquí] contra el último hachazo del Ayuntamiento de Barcelona al sector: la eliminación de 43.000 metros cuadrados de párquin en las aceras de Barcelona, equivalente al menos a 11.000 plazas.

En conversación con este medio vía el omnipresente Zoom por la situación de encierro debido al estado de alarma, los promotores de Motoristes BCN desgranan rocosos argumentos por la defensa de su transporte. "Llevábamos tiempo pensando en lanzar una iniciativa como esta, pero las últimas semanas han sido el detonante. Cabe recordar que la nueva acotación de párquin en las aceras --que conlleva multas por incumplimiento de hasta 100 euros-- afecta a al menos 300.000 motos de Barcelona y su conurbación. La urbe es la capital europea de este vehículo y solo vemos que algunos políticos ponen traba tras traba", lamentan. 

"Se imponen medidas sin soluciones"

En opinión de esta plataforma ciudadana, la nueva guerra a la moto mal aparcada por parte del Ayuntamiento es innecesaria, pues la normativa actual "ya prohíbe estacionar en vías ciudadanas de menos de tres metros". Según Motoristes BCN, "cada barrio tiene ya una normativa propia. Ahora, el gobierno municipal se salta esa regulación y quitan plazas para aparcar motos de golpe. Y aumentan 526 plazas en la calzada lo que, a todas luces, es insuficiente", lamentan. "El actual parque legal de plazas cubre solo al 20% de vehículos registrados en Barcelona. El Ayuntamiento impone nuevas medidas sin buscar soluciones a las carencias existentes.

motos barcelona plataforma
Imagen de motos aparcadas en la acera en el barrio de Gràcia de Barcelona / CG

Hay más. En opinión del colectivo motero, que se declara "independiente" de cualquier partido, sus vehículos son "muy adecuados" durante la época de desescalada. "La crisis sanitaria ha restado 1,2 millones de usuarios al transporte público. Esa masa de gente, ¿irá en bici o caminará? No. Utiliza el transporte privado por el miedo al virus", recuerdan. Es en este punto donde reivindican su medio de transporte. "Contra el patógeno, una moto es infalible. El conductor va protegido con casco y, a menudo, ropa protectora. Te traslada de puerta a puerta sin contacto. Para evitar el contagio, es inigualable. Es momento de sumar esfuerzos contra el virus", apostillan.

"¿Emisiones? Somos menos del 1%"

A este respecto, el grupo ciudadano subraya que la moto "es más utilizada en los barrios humildes", por lo que creen que serán estas zonas "serán las más castigadas por las nuevas restricciones al estacionamiento". ¿Y la calidad del aire de Barcelona? ¿No son las miles de motos un factor contaminante? "Menos del 1% del total siendo el 34% del parque circulante y copando el 40% de desplazamientos. Estamos a favor de las políticas de emergencia climática, pero hay que acompañarlas con planes de renovación y no imponer medidas sin ayudar al ciudadano a cambiar su vehículo", protestan. A renglón seguido, recuerdan que el transporte público aún no es todo lo efectivo que debería. "Si haces 120 kilómetros al mes con una moto y le sumas el impuesto de circulación y un seguro a terceros, te acaba saliendo más barato ir en moto que viajar en Metro o Bus en la nueva T-Usual. Sin citar del ahorro de tiempo", calculan.

Con estos mimbres, ¿qué pretende Motoristes BCN? "Somos gente que tiene una trayectoria en el motor, pero también somos usuarios de otro tipo de transporte. Entendemos que salvo excepciones, como la defensa que hace Junts per Catalunya o la que hacía Alberto Fernández Díaz --exconcejal del PP en el Ayuntamiento--, estamos perseguidos en Barcelona. Es por ello que nos ponemos al servicio de los 300.000 usuarios de este transporte en Barcelona", explican. Por lo pronto, ya están en las redes sociales y en Change.org. Están elaborando un manifiesto y pretenden irrumpir en el debate sobre movilidad. También tienen tareas más apremiantes. "Los robos y los accidentes están disparados. Bregaremos para que se revisen estos dos capítulos", han concluido.