Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los motoristas en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

Los motoristas sufren el 44% de los accidentes mortales o graves en Cataluña

Un estudio del RACC señala una bajada del 73,2% de los riesgos en las carreteras en los últimos 20 años, aunque son más elevados en las de un solo sentido que en las autovías o autopistas

3 min

Los motoristas están implicados en el 44% de los accidentes de tráfico con víctimas mortales o heridos graves en Cataluña a pesar de ser solo el 2,4% de los vehículos que circulan por las carreteras del territorio. Así lo indica el 20º informe del Programa Europeo de Evaluación de Carreteras (EuroRAP, por sus siglas en inglés) presentado por el RACC, que analiza los incidentes en la red viaria catalana.

El estudio muestra una reducción del 82,43% de la gravedad de los accidentes, pues mientras en el 2000 la cifra de fallecidos por esta causa era de 700, ahora es de 123. Si analizamos la última década, la cifra se ha reducido más de la mitad, pues en 2010 era de 266, según datos del Servicio Catalán de Tráfico (SCT). No obstante, cabe destacar que estos últimos meses se han visto influenciados por la caída de la movilidad a raíz de la pandemia del Covid-19.

Un 73,2% menos de riesgos

En los 20 años que analiza el estudio, los riesgos en las carreteras de la comunidad se han reducido un 73,2% y han pasado de un nivel considerado alto –según los lindares establecidos actualmente­– al bajo. Esto se debe a una caída drástica de los accidentes con muertos o heridos graves, los cuales han pasado de 2.155 a 599 de media. En el periodo que contempla este informe –el trienio del 2018 al 2020–, la reducción ha sido del 10,6%.

En cuanto al riesgo de sufrir un siniestro grave, este es cuatro veces superior en las carreteras convencionales –las de un solo carril por sentido– que en las autovías o autopistas. De hecho, los diez tramos con más peligrosidad son vías de calzada única.

La Arrabassada: la carretera con más riesgo

El 29% de la red viaria catalana tiene un índice de riesgo alto o muy alto de accidentalidad, aunque el más alto es el de la carretera de la Arrabassada (BP-1417) que va de Barcelona a Sant Cugat del Vallès. En ella se han registrado 13 accidentes graves en los últimos tres años, todos ellos con al menos un motorista implicado.

Para los camiones, el tramo con más accidentes es la carretera GI-600 entre Tordera y Blanes (Girona), mientras que de la N-340 en Tarragona –un foco habitual de siniestros de vehículos pesados–, solo está en la lista con mayor accidentalidad la variante de Torredembarra.