Menú Buscar
Una pareja de mossos d'esquadra / EP

Tiroteo mortal en Segur de Calafell

Los Mossos d’Esquadra investigan la muerte de un hombre que falleció al ser acribillado desde la ventanilla de un coche, una acción que también deja a un herido

3 min

Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación por un suceso que ha conmocionado la turística localidad de Segur de Calafell (Tarragona) este viernes por la noche. Poco después de las 21 horas, los agentes han certificado la muerte de un hombre a raíz de un tiroteo tras recibir varias llamadas de los testigos.

Todos ellos coinciden en su relato. Señalan que un coche negro se acercó a un grupo de personas. Sus integrantes bajaron las ventanillas y efectuaron varios disparos, para darse a la fuga de forma inmediata. La víctima recibió la mayoría de las balas, aunque el suceso también dejó heridos.

Investigación en marcha

De hecho, se temía que el número de afectados fuera mayor. Cuando los agentes llegaron al lugar de los hechos constataron que una persona había fallecido al recibir el impacto de varias balas en la cabeza. Un segundo había recibido disparos en el tórax y en el abdomen pero estaba vivo. Los equipos de los Servicios de Emergencias Médicas (SEM) que participaban en el dispositivo le asistieron y le trasladaron de forma inmediata al hospital para ser atendido. Está grave.

Ha sido la División de Investigación Criminal (DIC) de la Región Policial del Campo de Tarragona el que se ha hecho cargo de la investigación. Se deben aclarar las circunstancias de este tiroteo, aunque las primeras pesquisas apuntan a un ajuste de cuentas entre bandas.

La Costa Daurada, guarida de la mafia

Aunque se trata de una hipótesis inicial, no sería la primera ocasión en que se vincula la Costa Daurada con grupos mafiosos internacionales. De hecho, los agentes de seguridad han dado varios golpes y han apresado a miembros de clanes italianos y ruso en los últimos años.

La última actuación donde la vecina localidad de Coma-ruga llegó a titulares de todo el mundo fue tras la detención en Roma de Giuseppe Simioli, el líder del clan Polverino, por parte de la policía italiana, los Carabinieri. Le consiguieron localizar tras vigilar durante siete años a su novia, que residía en este preciado destino vacacional.