Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Loa ladrones fueron detenidos en un control perimetral de los Mossos / EP

Los mossos cazan a cinco ladrones con una caja fuerte por saltarse el cierre perimetral

Los agentes encuentran una caja robada en Figueres en el maletero de un vehículo cuando los cacos tratan de cambiar de municipio sin justificación

3 min

Los mossos han detenido a cinco ladrones en un control de restricción de movilidad por la pandemia. Los cacos trataban de cambiar de municipio --algo prohibido sin justificación en Cataluña desde el 7 de enero para frenar la expansión del coronavirus-- cuando los agentes los sorprendieron. Llevaban una caja fuerte en el maletero que habían sustraído en Figueres, según informa la policía catalana.

Los detenidos son cinco hombres de entre 30 y 41 años, cuatro de ellos de nacionalidad colombiana y uno guatemalteca y vecinos de las comarcas barcelonesas del Baix Llobregat y Barcelonès.

Indocumentados

Todos fueron interceptados el pasado día 8 en un control preventivo para evitar la circulación entre municipios, prohibida por las restricciones impuestas por la pandemia en Cataluña, en la carretera C-152 a su paso por Vall d'en Bas.

Los cinco viajaban en un vehículo y, cuando los agentes les pidieron la identificación, resultó que todos iban indocumentados, por lo que los mossos procedieron al registro del automóvil, en el que localizaron una caja fuerte. Trasladados a la comisaría de Olot, los mossos constataron que todos incumplían la prohibición de salida del municipio y que el conductor carecía de carné para circular.

Robada en el centro de Figueres

En el interior de la caja fuerte se encontró documentación que pertenecía a una tienda situada en el centro de Figueres, así como joyas, tarjetas bancarias y un arma corta de fogueo.

Los agentes comprobaron que, esa mañana, se había producido un robo en ese establecimiento de compraventa de objetos de segunda mano y nuevos, de donde habían sustraído una caja fuerte y dinero de una trabajadora. Cuatro personas entraron en el local y, mientras tres distraían a la empleada, el otro se hizo con la caja fuerte y 300 euros de la cartera de la empleada, a la vez que un quinto ladrón esperaba en un coche a las puertas de la tienda para facilitar la huida.