Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mossos de paisano con varios detenidos durante los disturbios en Barcelona / EB

Mossos "infiltrados" detectaron al grupo de italianos "violentos" en los disturbios

En su auto de prisión para ocho detenidos, el juez concluye que formaban una banda "organizada" cuyo objetivo era "alterar el orden público"

5 min

Agentes de los Mossos d'Esquadra, "infiltrados" entre los manifestantes, detectaron a un grupo de 15 personas que hablaban italiano y que, de "forma muy coordinada y violenta" provocaron "ataques a establecimientos comerciales y entidades bancarias" de Barcelona, el pasado sábado, 27 de febrero, tras una marcha pacífica en rechazo al encarcelamiento del rapero Pablo Hasél.

Varios detenidos por el intento de quema de un furgón de la Urbana en Barcelona / MOSSOS
Varios detenidos por el intento de quema de un furgón de la Urbana en Barcelona / MOSSOS

Así consta en el auto del Juzgado de Instrucción 17 de Barcelona, que ha decretado prisión para ocho detenidos por estos hechos. Seis de ellos, de nacionalidad italiana, otro francés y un español. En su escrito, el magistrado señala que el seguimiento de los agentes permitió comprobar que dos jóvenes lideraban el grupo y ordenaban al resto los ataques, empleando incluso "palabras clave". Uno de los cabecillas portaba un martillo con el que rompía las lunas de los comercios, mientras un segundo sector los "incendiaba".

Ataques contra bancos y el furgón de la Urbana

Así, prosigue el juez, se ha podido constatar que los acusados, "mayoritariamente de habla italiana", asaltaron una sucursal del Banco de Sabadell, otra de Caixabank, un Sabadell, un BBVA, y un KutxaBank. Los mismos habrían asaltado el Zara de plaza Catalunya --cuyos daños ascienden a 500.000 euros--, así como el hotel NH de Rambla Catalunya. Los mismos sospechosos, recoge el auto, habrían perpetrado también el ataque contra el furgón de la Guardia Urbana, que custodiaba la comisaría de dicho cuerpo en las Ramblas, "con claro propósito de atacar dichas instalaciones".

 

Encapuchados incendian con gasolina un cajero de las Ramblas / ELENA BURÉS

"El dispositivo de seguimiento pudo ver cómo [los acusados] lanzaban todo tipo de objetos contra la línea policial y los vehículos de la Guardia Urbana, observando cómo el investigado A. F., que ejercía el liderazgo del grupo, arrojaba un cóctel incendiario contra los agentes de policía que, por fortuna, impactó contra un árbol y no cayó sobre los agentes. Seguidamente observaron el lanzamiento de un segundo artefacto (bengala) que cayó en los bajos de la furgoneta, e inmediatamente después el lanzamiento de un líquido incendiario encima del fuego de la bengala que prendió de inmediato el vehículo policial", prosigue el escrito. En el interior del mismo se encontraba un agente que tuvo que huir por la puerta del copiloto.

 

Así fue el ataque a la furgoneta de la Urbana en las Ramblas / ELENA BURÉS

Cóctel molotov y líquido inflamable

En base al atestado y las grabaciones de lo sucedido, el juez indica que "se aprecia una actuación coordinada en el lanzamiento del primer artefacto incendiario, la bengala y luego el líquido inflamable, siendo por tanto una acción que cabe atribuir a todo el grupo criminal". Señala que no les importó que en el interior del furgón hubiese una persona y que los atacantes "despreciaron el evidente riesgo de que se incendiara por completo el vehículo y que dicho agente no pudiera escapar del mismo".

Quien arrojó "el cóctel molotov" contra el furgón fue A. F., según la investigación policial, mientras que la investigada S.C.C. roció el vehículo con "líquido inflamable", y otra de las sospechosas llevaba en su mochila "20 pastillas incendiarias, un bote disolvente y un trapo impregnado de líquido de fuerte olor". Varios de ellos residen en el mismo domicilio --naves ocupadas del Maresme--, y llevaban también "mecheros de iguales características", muy singulares.

Homicidio en grado de tentativa

Constata así el magistrado la "existencia de un grupo criminal, cuyo objetivo no es otro que alterar la paz y el orden público". Por todo ha ello ha decretado prisión provisional para sus ocho integrantes, acusados de presunto delito de homicidio en grado de tentativa, atentado a agentes de la autoridad, desórdenes públicos, daños y manifestación o reunión ilícita.

Justifica el juez la medida de prisión por la gravedad de los delitos y el riesgo de fuga asociado, así como de que cometan nuevos ilícitos.