Menú Buscar
Varios vehículos de los Mossos d'Esquadra en una imagen de archivo / MOSSOS

Los Mossos incrementan la presencia policial en Barcelona

La puesta en marcha de este dispositivo se produce tras el aumento de la delincuencia y percepción de inseguridad en zonas como Ciutat Vella

01.11.2018 13:05 h.
6 min

La policía catalana ha puesto en marcha el dispositivo Ubiq para incrementar la presencia de agentes y fuerzas de seguridad uniformada en las calles del distrito barcelonés de Ciutat Vella. Según han informado los Mossos d’Esquadra esta medida se debe al aumento de la delincuencia y situaciones de inseguridad de la zona, una de las más sensibles y conflictiva de la Ciudad Condal.

Según han explicado, se llevarán a cabo nuevos modelos de patrullaje más dinámicos y flexibles que harán frente al aumento de los delitos en estas zonas. Entre los objetivos que señala el cuerpo de seguridad: aumentar el patrullaje preventivo y uniformado en las zonas donde se han producido más episodios de robo, hurto y tráfico de sustancias estupefacientes. Para ello se realizarán controles e identificaciones a personas sospechosas de alimentar la violencia a través del tráfico de drogas o la tenencia de armas. Los ladrones y carteristas también serán objeto de mayor vigilancia además de detectar con mayor celeridad peleas entre personas y tráfico de estupefacientes.

Inseguridad constante

Un comandante de la comisaría de Ciutat Vella será el encargado de coordinar las diferentes unidades de este dispositivo destinado a aumentar la seguridad del centro de la ciudad. Los agentes del Área Regional de Recursos Operativos (ARRO) patrullarán a pie en pareja por las calles de zonas específicas del distrito para así identificar a sospechosos de cometer delitos contra la salud pública. La decisión de poner en marcha este dispositivo contempla el patrullaje motorizado y a pie que realizarán los efectivos del Grupo Regional de Motos además de un grupo de delincuencia urbana encargado de identificar a posibles sospechosos.

La situación de temor e inseguridad en las calles de varios distritos barceloneses ha sido una constante de los últimos meses. El 15 de septiembre asociaciones vecinales de la ciudad se reunían para protestar contra la “Barcelona que no funciona”. Bajo este lema, la manifestación recogía las peticiones de los vecinos del centro y el litoral de la ciudad que denunciaban el aumento de la inseguridad, el incivismo y la falta de limpieza de los barrios del centro de Barcelona. La protesta estaba convocada por 16 entidades y asociaciones con vecinos del Poble Sec, el Raval, el Gòtic, la Barceloneta, la Vila Olímpica, el Poble Nou y el área del Front Marítim y Fòrum. Además, la semana pasada la asamblea de vecinos Acciò Riera Baixa cortaba el tráfico de la calle Hospital de Barcelona, en El Raval, para denunciar la situación de inseguridad que se vive en el barrio

Como propuesta de mejora en la relación y comunicación con los vecinos de la zona, a través de este dispositivo Ubiq, los agentes de proximidad se encargarán de informar a los comerciantes y residentes del barrio sobre las diferentes actuaciones policiales que se desarrollarán las próximas semanas.

Respuesta a destiempo

Este dispositivo, Ubiq, se diseña después de la macrorredada del 29 de octubre contra el tráfico de drogas en los denominados narcopisos del barrio del Raval. Con un total de 40 registros y 55 detenciones, los Mossos por segundo día consecutivo y dentro de la Operación Bacar contra los apartamentos de la droga, conseguían cerrar 27 viviendas. En el marco de reclamaciones y exigencias que los ciudadanos de Barcelona manifestaban el pasado septiembre, se encontraba una respuesta firme por parte del consistorio.

Los vecinos, además de criticar la inseguridad que ven en la ciudad, subrayaban la “nula respuesta o propuestas efectivas del ayuntamiento”. Por ello declaraban que “la alcaldesa y su equipo deben saber de primera mano que el ciudadano está cabreado por el poco caso y la poca resolución que recibe sobre todo en aspectos de incivismo e inseguridad". Después de la operación policial, el consejero catalán de Interior, Miquel Buch, calificaba la redada como un golpe directo a la distribución de droga.

La alcaldesa, Ada Colau, tildó la operativo como “largamente esperado y buena noticia. En cambio, las declaraciones de la munícipe no convencieron al presidente del grupo municipal del PSC. El líder del grupo de la oposición Jaume Collboni lamentaba que llegara tarde porque, desde su punto de vista, “Colau ya ha fracasado en seguridad pública”.