Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un grupo de jóvenes reunidos en un botellón en Barcelona, bajo la vigilancia de los Mossos / Lorena Sopêna (EP)

Los Mossos incrementan las patrullas de seguridad para prevenir botellones en Nochevieja

Desplegarán un dispositivo especial con 200 agentes que realizarán 52 controles de alcohol y drogas en las principales vías catalanas para velar por el cumplimiento de las restricciones

3 min

Los Mossos d’Esquadra desplegarán un dispositivo especial en Nochevieja con 200 agentes que realizarán 52 controles de alcohol y drogas en las principales vías catalanas. Estos velarán por el cumplimiento de las restricciones impuestas por el Govern para frenar la sexta ola del Covid-19 y se centrarán en prevenir fiestas no autorizadas con aglomeraciones, como botellones.

Así lo ha explicado la Conselleria de Interior, que ha detallado cuál será el dispositivo de seguridad especial para Fin de Año después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) haya acordado mantener el toque de queda y el cierre del ocio nocturno en la última noche del año, pues considera que la protección de la salud pública podría quedar afectada si se derogaran.

Made with Flourish

Se coordinarán con las policías locales

En un comunicado, los Mossos han detallado que se coordinarán con las policías locales para asegurar que se cumple el toque de queda nocturno, establecido entre la una y las seis de la madrugada. Asimismo, garantizarán el uso “adecuado” de los espacios públicos para evitar su “ocupación masiva”, de modo que se pueda mantener el distanciamiento social.

Este dispositivo se enmarca en el que se activó el pasado 24 de diciembre con motivo del inicio de las fiestas navideñas y que se mantendrá hasta el 9 de enero, después de que el TSJC avalara el jueves pasado la vuelta de ciertas restricciones solicitadas por el Ejecutivo catalán.

Más de 300 conductores positivos en controles

Desde la consejería que dirige Joan Ignasi Elena han explicado que durante la campaña preventiva, que se realizó del 16 al 23 de diciembre, hubo 204 conductores que dieron positivo por alcoholemia, mientras que 107 lo hicieron en drogas y una decena se negó a realizar la prueba.

Por su parte, el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) ha recordado que el consumo de alcohol y drogas y la conducción “son totalmente incompatibles”. Aunque se circule con una tasa de alcoholemia dentro de los márgenes legales permitidos, el riesgo de accidente se puede incrementar si se ha tomado alguna de estas sustancias.