Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los mossos durante el juicio contra el acusado de agredirle con un palo / TSJC

Dos mossos identifican al hombre que les agredió con un palo el primer aniversario del 1-O

Fiscalía pide siete años de prisión para el acusado por desórdenes públicos, atentado contra la autoridad y lesiones

7 min

Dos agentes de Mossos d'Esquasdra han identificado este martes a Adrián Sas como el hombre que les agredió con un palo, durante el primer aniversario del 1-O, en el parque de la Ciutadella. Durante el juicio en la Audiencia de Barcelona, un sargento y un subinspector han señalado al acusado como autor de un impacto en el casco del primero, que derivó en una cervicalgia, mientras que el último necesitó puntos de sutura en la barbilla y también recibió un golpe en una mano.

Así lo han asegurado esta mañana ambos policías ante la sección 5ª, sobre la presunta agresión en el marco de una protesta convocada por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) en 2018. El jefe del operativo, entonces subinspector al mando de las Áreas Regionales de Recursos Operativos (ARRO) en Barcelona, ha rememorado que el acusado vestía tejanos, y una camiseta negra con letras amarillas. Un pañuelo tapaba parte de su cara, llevaba gafas transparentes y tenía "poco pelo". Una descripción que ha corroborado el sargento. Fiscalía pide para Sas siete años de prisión por desórdenes públicos, atentado contra la autoridad y lesiones.

Golpes a dos mossos con un palo

Interrogado por la defensa del acusado, el mando ha declarado que cuando se acercó a colocar las vallas para asegurar el perímetro de la Ciutadella --donde se encuentra el Parlament--, se cayó al suelo. "En ese momento me levanté y fue cuando me golpeó la mano [con el palo]", ha señalado. El dispositivo contó con una "línea fija" de agentes tras las verjas dispuestas en el parque, pero en el momento en que el subinspector recibió el impacto, estas estaban "casi desmontadas" por la acción de los manifestantes, ha relatado.

El mosso también ha recordado que, debido a la virulencia de la protesta, se vio obligado a pedir refuerzos. "La previsión no se correspondió con [la actitud de] los manifestantes. Antes, las manifestaciones de la ANC eran pacíficas, y la disposición de la fuerza era aislada. En este caso no fue así. Había gente agresiva, aunque sí pudimos aguantar [la línea]", ha indicado a preguntas del letrado de Sas. Por su parte, el sargento, que formaba también parte del dispositivo, pudo ver como "manifestantes arrojaban piedras y latas" contra los agentes.

Vallas contra la policía

Respecto al acusado, ha señalado que lo vio "con un palo de grandes dimensiones" . Fue en un momento en que los allí concentrados utilizaron las "vallas como arma arrojadiza contra la línea [policial]". Así, el agente vio "al subinspector en el suelo. Cogí la valla, y recibí un impacto en la cabeza; en el casco. Levanté la vista y vi al acusado con el palo, y como intentaba seguir agrediendo a los agentes", ha asegurado. El objeto, según la descripción del policía golpeado, portaba cintas de colores y una bandera con el eslogan Llibertat presos polítics.

Por su parte, otros dos policías de la unidad de información han indicado que fue una insignia la que les permitió identificar del sospechoso. Un emblema de la colla castellera de Vilafranca del Penedès, donde reside Sas. Esa pista les llevó a descubrir que el palo utilizado en sendas agresiones era parte del atrezzo que se utiliza en el Baile de Pastorets, según consta en la web del citado municipio. Al consultar los próximos eventos en el portal, dieron con la celebración de una cena de este grupo, y hasta allí se desplazaron, localizando al acusado en un bar. Una identificación que derivó en su arresto.

Siete años de prisión

La pericial de la propia policía autonómica concluye que el sospechoso que aparece con el palo en las imágenes --captadas por los medios-- es el propio Sas, mientras que la doctora que ha ejercido como perito médico ha avalado que las lesiones de los dos agentes son compatibles con dicho objeto --sin bien también lo serían con otras causas, como una caída, en el caso del corte en la barbilla del subinspector--. Por todo ello, el ministerio público ha mantenido su petición de siete años de prisión para el acusado, al considerar que "aprovechando una concentración pacífica, comenzó a tirar vallas a la línea policial, con la intención de alterar la paz pública y la convivencia".

Fiscalía apunta así que Sas, "con ánimo de atentar contra la autoridades, no se limitó a lanzar objetos, y a animar a los manifestantes a generar altercados, sino que además, sirviéndose de un palo, agredió a dos agentes". La Generalitat también mantiene su petición de cinco años y medio de prisión por desórdenes, atentado contra la autoridad y lesiones, mientras que su defensa reclama la absolución. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Destacadas en Crónica Vida

Destacadas en Vida